Inocuidad, a prueba de laboratorio

proporciona seguridad a los clientes y da prestigio a las firmas mexicanas

ECONOMÍA

·
Cumplir al 100 por ciento con la normatividad vigente para las empresas de servicios alimenticios es un asunto que Serel y La Cosmopolitana se toman muy en serio, como parte de su compromiso con las autoridades y su labor para garantizar la excelencia de sus productos. Este atributo les ha permitido ganar prestigio entre sus clientes. Tener la responsabilidad de alimentar a la plantilla completa de una empresa es una labor que exige platillos nutritivos con una óptima presentación, y lo más importante: inocuidad. En caso de que surja alguna controversia, las compañías, que forman parte de Corporativo Kosmos cuentan con un protocolo para demostrar a los clientes que los productos están libres de riesgos. En el área de producción de alimentos de cada una de las instalaciones se toman muestras de todos los desayunos, comidas y cenas que son despachados desde sus Cocinas. Se registra fecha y hora y se mantienen en refrigeración durante 72 horas En caso de que surjan problemas con los alimentos, –por ejemplo, con un cliente al que le brindan servicio de alimentación para mil trabajadores y 10 reporten alguna enfermedad gastrointestinal–, una parte de las muestras se envía a un laboratorio externo contratado por Serel o La Cosmpolitana y otra parte a uno seleccionado por el cliente, ambos certificados ante la EMA (Entidad Mexicana de Acreditación) para detectar si el origen del problema es interno o si los afectados contrajeron la enfermedad en otro sitio. Los laboratorios certificados realizan un cultivo en donde se ponen las muestras a temperatura ambiente.   Por Nancy Balderas jrr