Haz tu denuncia aquí

No deben meterse en temas de salarios: Kalach

ECONOMÍA

·
Ottawa.- Los negociadores canadienses y estadounidenses no deben de involucrarse en el tema de los salarios de los trabajadores mexicanos en las discusiones para actualizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), pero los tres países deben trabajar en imponerse estándares laborales mucho más altos. En un encuentro con reporteros en el marco de la tercera ronda de negociación en la capital canadiense, Moisés Kalach, coordinador del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), aseguró que el tema de salarios no está abordado por ningún país en las mesas de discusiones en materia laboral.
En ninguna de las juntas que hemos tenido se habla de sueldos. En ninguna. Tenemos entendido que ninguna propuesta de sueldos se ha propuesto en las mesas. Con la información que tenemos de nuestras contrapartes es que no se toca el tema de sueldos”, expuso.
Lo que sí se busca, afirmó, son nuevos estándares laborales, mejoras de condiciones y derechos humanos, así como facilitación comercial. “No nos dan miedo tener estándares laborales más altos. Es algo que están ahí y que debemos de tener”, dijo Kalach. Sin embargo, hasta el momento sólo presentó su propuesta para el capítulo laboral, mientras que todavía se espera la de Estados Unidos. Comentó que EU tampoco presentó documentos en cuanto a reglas de origen y mecanismos de resolución de controversias comerciales, dos temas sensibles en esta negociación para modernizar el acuerdo comercial trilateral.

Segunda ronda de renegociación del TLCAN se resiste a discutir salarios

Consideró que habrá avances significativos en materia de pequeñas y medianas empresas, medidas sanitarias y fitosanitarias, mejoras regulatorias, armonización de regulaciones, formularios electrónicos en la frontera, así como anticorrupción. Moisés Kalach indicó que los empresarios canadienses y mexicanos tienen visiones similares, con algunas excepciones, ante las negociaciones del Tratado de Libre Comercio, lo cual facilita las discusiones. Por Pierre-Marc René/Enviado