Haz tu denuncia aquí

Huachicolero abatido por Marina duplica ataques a trenes en Puebla

ECONOMÍA

·
Enrique Sánchez Carrera, líder de los huachicoleros abatido por la Marina en Cañada Morelos, provocó un foco rojo para el gobierno de Puebla y una crisis para Ferromex-Ferrosur, ya que hizo que se duplicaran los ataques contra el tren Veracruz-México de enero a septiembre de 2017. En la ruta del tren Veracruz a Ciudad de México en el periodo enero a septiembre de este año se reportaron más de 2 mil 016 afectaciones, cuando en el mismo periodo del 2016 se registraron más de mil 006 ataques, revelan cifras de la empresa ferroviaria. Las afectaciones implican ataques como cierre de angulares, vandalismo, barricadas, agresiones al tren, arrojar piedras, así como robo al tren, señalan los datos analizados por El Heraldo de México. Sánchez Carrera, alias Cacarizo, quien fue abatido la madrugada de pasado martes en un enfrentamiento con efectivos de la Marina Armada de México, señalaba que el robo a los ferrocarriles no era un delito, pues las únicas afectadas eran las corporaciones transnacionales.

LEE: Refuerzan seguridad en trenes

“Cuando hay focos rojos se arma estrategias de trabajo entre la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Secretaría de Marina y Armada de México (Semar), la Policía Federal y la Comisión Nacional de Seguridad, así como las áreas de inteligencia y gobiernos estatales para atacar los problemas en ciertas zonas”, dice Yuridia Mascott Pérez, subsecretaria de Transporte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). La funcionaria expresa que la mayoría del país es seguro y cuando hay puntos rojos de inseguridad y violencia el gobierno a cargo de Enrique Peña Nieto los atiende y ataca. “La SCT busca un transporte seguro y salvaguardarlo, a pesar de que hay hechos que pueden acontecer en ciertas regiones del país”, comenta Mascott Pérez. “Con el abatimiento de Cacarizo (Enrique Sánchez Carrera) se empezarán a ver resultados, pero es necesario encontrar donde está la mercancía y quién lo comercializa”, tira Lourdes Aranda Bezaury, directora de Relaciones Gubernamentales de Ferromex y Ferrosur.

LEE: Roban cuatro trenes al día en ruta Veracruz-CDMX

Las autoridades estatales y federales tardaron mucho en tomar conciencia de la gravedad de los asaltos a los trenes, manifiesta. Tras el control y combate en el robo de combustibles en ductos del triángulo rojo, los huachicoleros se fueron a saquear a los ferrocarriles en un tramo que va de Orizaba en Veracruz hasta Cañada Morelos en Puebla, declara la representante de la compañía. A octubre de 2017 mejoró la situación y bajaron los incidentes a los trenes en Veracruz, pero en Puebla no ha atacado con contundencia a los asaltatrenes, señala. Se llegaron a registrar hasta 16 ataques al tren por día, ya que se vandalizaban los vagones, cortaban las mangueras o ponían barricadas en la vías para detenerlo y llevarlo, recuerda Aranda Bezaury. Cuando el tren se detenía totalmente un grupo de personas abren los contenedores y las tolvas para vaciar las mercancías como cemento, granos, electrodomésticos, vinos y licores que son trasladadas en vehículos, comenta.

LEE: Huachicoleros, el robo del siglo de granos por asalto a tren

“Se están apoyando en la población civil los criminales llegan rodeados de mujeres y niños para que no puedan actuar las fuerzas de seguridad, ya que no van atacar a civiles”, describe la directiva. A diferencia con el Bajío y Puebla, una entidad donde actúan con armas de alto poder como rifles AK47 o R15, además de que amenazan a las tripulaciones y los intimidan al grado de que ya no quieren cubrir su ruta de trabajo, agrega. “El modus operandi es llegar en camionetas robadas entra primero la población civil y empiezan de disparar sin ton ni son para amedrentar a los guardias y atacar”, concluye Lourdes Aranda. Por Enrique Hernández