Di Vagando: La importancia del vínculo entre padres e hijos

El tener una relación adecuada entre padres e hijos es una necesidad y una de las experiencias psicológicas más intolerables para los jóvenes es la desorientación

Los cambios que nuestra cultura ha sufrido en las ultimas décadas son de
dimensiones inconmesurables, la industrialización, tecnificación y globalización
continúan ejerciendo su influjo sobre la sociedad y han transformado no sólo la
forma de ganarse la vida, sino la dinámica y estructura familiar así como la
concepción del mundo.

La vida en las grandes ciudades se ha tornado cada vez más compleja debido a las
grandes distancias que hay que recorrer para las actividades diarias, con
complicaciones de tráfico, horarios, exigencias laborales y escolares, propiciando
que la convivencia familiar se vea limitada y en ocasiones coartada.

En estas circunstancias los padres se ven forzados a pasar más tiempo fuera del hogar y los hijos, con sus necesidades atención, guía y cariño, pasan mucho tiempo en el colegio o solos en casa; sin embargo sus necesidades no pueden quedar insatisfechas y buscan solventarlas a través de sus amistades o en los dispositivos tecnológicos que ofrecen una gran cantidad de juegos que les brindan una gratificación inmediata y una satisfacción ilusoria.

En el mejor de los casos los amigos pueden ser de gran ayuda, sin embargo no están en condiciones de asumir responsabilidades que son de los padres, pues los hijos necesitan percibir en ellos una disposición de cuidarlos, la capacidad de hacer sacrificios en su beneficio y un cariño incondicional. Si los niños perciben estas características en la relación con sus padres, se establece un vinculo en el cuál pueden confiar.

El vinculo se refiere a la relación que se establece entre el hijo y sus padres y que tiene su origen en la relación temprana entre una madre y su bebe, es una especie de impronta que permite al niño orientarse en el mundo con base a su madre, si el niño recibe los cuidados adecuados, poco a poco aprende a confiar en este vinculo, es decir en la relación que tiene con su madre, tomándola como guía, conforme con el curso normal del desarrollo y si se cuenta con una figura paterna satisfactoria lo mismo ocurrirá con papá.

El tener una orientación adecuada es una necesidad, una de las experiencias psicológicas más intolerables es la desorientación, por ello, en caso de no disponer de una figura confiable que proporcione dicha orientación, el niño la buscará en sus pares, guiándose por lo que ellos hacen, adoptando sus ideas e incluso sus pautas de comportamiento.

Cada vez es más frecuente que los padres batallen para que sus hijos los obedezcan, para que cumplan con sus deberes y se comporten de manera adecuada o para que participen en las dinámicas familiares, ante la desesperación que esto puede generar, es frecuente que recurran a técnicas coercitivas o violentas que atentan contra el vínculo que tiene con sus hijos, haciendo cada vez mas difícil el acercarse a ellos.

Para la almohada

El secreto de una buena relación con nuestros hijos esta al alcance de la mano,
preocuparse por ellos, transmitirle la sensación de que nos interesan y de que
pueden confiar en nosotros, proporciona la posibilidad de que ellos acepten nuestra guía, tornándolos mas receptivos, seguros y capaces de enfrentar el mundo que les rodea.

 

Por: José Alfredo Estrada Zichinelli

¿Te gustó este contenido?