Di Vagando: La comunicación agresiva y los problemas que implica

Las comunicaciones agresivas tienen la característica de no tomar en cuenta la dignidad, la autoestima, la sensibilidad y el respeto por el otro, explica la doctora Rocío Arocha

Muchos de los problemas a los que nos enfrentamos en la vida cotidiana tienen relación con la incapacidad para comunicarse adecuadamente, es decir asertivamente. En ocasiones nos vamos hacia la comunicación pasiva y en otras hacia la comunicación agresiva. Revisemos la comunicación agresiva.

Las comunicaciones agresivas tienen la característica de no tomar en cuenta la dignidad, la autoestima, la sensibilidad y el respeto por el otro. Con la comunicación agresiva el problema no se resuelve, al contrario, en muchas ocasiones se hace más grande.

Algunas manifestaciones de la conducta agresiva son: ser rígido e inflexible, ser insensible, ser hiriente, criticar constantemente, querer tener siempre la razón necesidad de sentirse superior a los demás, no reconocer los derechos de los demás, cerrarse, no saber escuchar, ver solo las fallas en los demás y no en nosotros. Es agresivo querer cambiar a los demás y no respetarlos como son.

Las causas de la comunicación agresiva son muchas: malos ejemplos, falta de control de impulsos, poca tolerancia a la frustración.

Las consecuencias son,entre otras: romper el diálogo, provocar agresividad como
respuesta,soledad y culpa. Es muy importante revisar si somos agresivos o si somos pasivos en nuestro modo de comunicarnos.

Ninguna de las dos conductas son positivas. Si no aprendimos a comunicarnos bien es seguro que tendremos diversos problemas en nuestras relaciones personales y es necesario en primer lugar reconocerlo y en segundo lugar hacer todos los esfuerzos necesarios para mejorar nuestro modo de comunicarnos.

Las personas agresivas suelen tener serias dificultades en sus relaciones y les cuesta mucho trabajo reconocerlo.

Para la almohada

Si tienes problemas en tus relaciones personales lo mas probable es que tengas malos hábitos en tu forma de comunicarte. O eres pasivo o agresivo y ninguna de estas opciones es adecuada. Hay que reconocerlo y ponernos a trabajar en corregir nuestro modo de comunicarnos para lograr ser asertivos.

¿Te gustó este contenido?