JAVIER HERNÁNDEZ

Javier Chicharito Hernández, a 15 años del comienzo de una historia llena de goles

El máximo anotador de la Selección Mexicana debutó con Chivas un 9 de septiembre de 2006

DEPORTES

·
El máximo anotador de la Selección Mexicana debutó con Chivas un 9 de septiembre de 2006. Foto: Mexsport

Procedente de una reconocida familia futbolística de Guadalajara, Javier Hernández Balcázar, al que en el mundo futbolístico se le conoce como Chicharito, pisó por primera vez un campo de futbol en Primera División el 9 de septiembre de 2006, dentro de la Jornada 7 del torneo Apertura de la Liga MX ante el Necaxa. Y desde ese día, como casi siempre en su carrera, se hizo presente en el marcador.

A sus 18 años era una promesa de tantas en el Club Deportivo Guadalajara, que en ese torneo rompió con una racha de más de nueve años sin títulos de liga, luego de vencer a Toluca en la final y levantó su primer trofeo en la era de Jorge Vergara.

Han pasado 15 años desde que ese joven se presentó con muchos deseos de trascender en el futbol, y con el tiempo, daría mucho de qué hablar con sus actuaciones y goles, convirtiéndose en uno de los máximos anotadores mexicanos de los últimos tiempos.

Antecedentes

Desde antes de la fecha del debut, Javier Chicharito Hernández ya cargaba bajo sus hombros el pertenecer un clan futbolístico reconocido dentro de la entidad tapatía. El simple hecho de mencionar sus apellidos delataba su origen.

Por un lado, su abuelo, Tomás Balcázar, delantero del Campeonísimo Chivas, ganador de ocho títulos de Liga con el cuadro del Rebaño durante la época de oro del club, entre 1956 y 1970.

Y por el otro lado, su padre, Javier Hernández Gutiérrez, el Chícharo original, dueño de una gran velocidad por la banda derecha, seleccionado nacional en la Copa del Mundo México 1986 y que tuvo su mejor época con los Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara.

El camino del Chicharito estaba destinado a vestir los colores rojiblancos desde las fuerzas básicas, a las que llegó a los nueve años, y a los 17, ya portaba la playera de Chivas Coras de la entonces Primera División A.

Su apetito y capacidad de anotar convenció al director técnico del primer equipo, José Manuel de la Torre, a incorporarlo para el torneo Apertura 2006, y con ello arrancaba la carrera de un jugador que además de talento, ya derrochaba carisma entre los aficionados.

El debut

El 9 de septiembre de 2006 se jugaba la Jornada 7, y el cuadro rojiblanco llevaba hasta antes de ese encuentro ante Necaxa, ocho puntos en seis fechas en esa competición.

El cuadro tapatío salió a la cancha del Estadio Jalisco con un once titular que muchos aficionados recordarán de manera automática: Oswaldo Sánchez en la portería, Héctor Reynoso, Diego Martínez, Francisco “Maza” Rodríguez y Jonny Magallón en defensa. Juan Pablo Rodríguez, Patricio Araujo y Ramón Morales en el medio campo y adelante, Alberto Medina, Sergio Santana y Omar Bravo.

Chicharito, entonces con el dorsal “45”, esperó pacientemente su momento desde la banca. Como todo joven que tiene la ilusión del primer día, jamás perdió la calma y vio desde el costado cómo su equipo se iba al frente en el marcador 3-0, con las anotaciones de Bravo, al 25’, y al 67’, y de Medina, al 36’.

Ramón Morales, describe para El Heraldo de México la actitud de Hernández, quien ya desde entonces, captaba la atención de sus compañeros por el hambre que tenía en los entrenamientos:

“Entró al campo y lo hizo muy bien. Como todo joven, tenía muchas ganas, quería comerse la pelota en todo momento y eso es algo que lo ha caracterizado siempre. Es el mismo esfuerzo que hace hoy en día, tanto para atacar como para defender”, precisó.

Al 81’, llegó el cambio esperado. Omar Bravo le cedía su lugar al heredero. Javier Hernández tomaba la estafeta.

Y el Chicharito de inmediato se hizo sentir. Corría el minuto 87, y el centro delantero novato recibió la pelota dentro del área ante la marca de uno de los defensas centrales, y de inmediato hizo un recorte con la pierna izquierda que mandó al suelo a su rival y con la derecha definió pegado al poste derecho de la portería defendida por Iván Vázquez Mellado para el 4-0 histórico.

“A pesar de su juventud, y la presión de debutar, mostró su talento metiendo ese gran gol gracias a su movilidad, además de que sabíamos de que poseía una gran potencia física y determinación” agregó Morales.

El mediocampista resaltó las virtudes como compañero de Hernández: “Era alegre, se juntaba con los más jóvenes, yo en aquel entonces era el más veterano. Él tenía mucha disposición para aprender, era muy profesional, llegaba muy temprano y se quedaba tarde a practicar. No es casualidad lo que logró, se lo ha ganado con su esfuerzo”.

Lo que vino después para Javier Hernández Balcázar es de todos conocido. Cuatro años en Chivas, donde consiguió 29 anotaciones y fue campeón de goleo en 2010. Otras cuatro temporadas en el Manchester United, y el salto a la notoriedad en Europa. Y más tarde, recorridos distintos en clubes como Real Madrid, Bayer Leverkusen, West Ham United y Sevilla.

Su actualidad en el Galaxy de Los Ángeles de la MLS ha levantado diversas polémicas, sobre todo por su no convocatoria a los recientes llamados de la Selección Mexicana, de la que es máximo goleador con 52 anotaciones.

“El es una persona muy consciente de lo que hace en su vida profesional. Para el actual torneo (de la MLS) se preparó, lo está haciendo muy bien, y luchando por todos sus sueños, como desde ese primer día”, finalizó Ramón Morales.

FOTO: MEXSPORT

MAAZ