LUCHA LIBRE

El legado de los Lutteroth en el Día Nacional de la Lucha Libre

Este 21 de septiembre se reconoce a los profesionales del cuadrilátero que forman parte de la cultura mexicana

DEPORTES

·
Salvador Lutteroth. Foto: CMLL

La enciclopedia de la lucha libre en México comienza con el empresario Salvador Lutteroth González, un hombre que tenía ideas transformadoras, las cuales se rastreaban en sus tiempos cuando sirvió de teniente bajo las órdenes del general Álvaro Obregón, en la Revolución Mexicana.

Después de la agitación social en el país, tuvo el sueño de ver a seres extraordinarios en enfrentamientos titánicos sobre un escenario de cuatro lados. Así, el 21 de septiembre, pero de 1933, se dio la primera función de este deporte espectáculo en el país para que, a la postre, hoy sea considerado el Día Nacional de la Lucha Libre y el Luchador Profesional en México.  

Asimismo, este martes el Consejo Mundial de Lucha Libre cumple 88 años de hacer historia, de seguir siendo la empresa que marca el rumbo y es el semillero de grandes atletas, que se han ganado el reconocimiento dentro y fuera de la nación.

Don Salvador Lutteroth González no sólo es considerado el padre de la lucha libre por impulsar este deporte y a sus protagonistas, también tuvo la visión de construir locales exclusivamente para ver estas funciones, como la Arena México y la Arena Coliseo.

Su legado logró trascender las fronteras y, al mismo tiempo, ganarse el respeto de promotores extranjeros, quienes lo integraron en la dirección de las filas de la NWA. Desde aquel 21 de septiembre de 1933, tuvo en su elenco a luchadores extranjeros y no pasó mucho tiempo para que el CMLL fuera considerado una escuela.

Además de abrir las arenas México, Coliseo, Revolución, Acapulco, Puebla y Guadalajara, fue el primero en creer en las mujeres, cuando en aquel 1935 incluyó a las luchadoras en su elenco, como Natalia Vázquez.

Poco a poco los luchadores comenzaron a tener luz propia y de ahí se dieron a conocer Gori Guerrero, Tarzan López, Murciélago Velázquez, El Santo, Blue Demon, Cavernario Galindo, Sugi Sito, Rayo de Jalisco, Black Shadow, Huracán Ramírez, entre otros.

El luchador siempre fue rebelde, despreocupado, por lo cual don Salvador destinó una parte de capital para comprarles trajes y que lucieran como lo que eran: verdaderos estrellas. Toda esta cultura ha sido heredada a sus descendientes, quienes continuación con la tradición luchística.

A lo largo de su historia, la Empresa Mexicana de Lucha Libre, hoy CMLL, sufrió muchos descalabros, traiciones y luchadores que se incorporaron a otras agrupaciones, pero siempre extrañaron el ring sagrado de la México Catedral.

Pero la prueba más difícil no fue el sismo de 1985 o el de 2017, sino la pandemia por coronavirus que detuvo las actividades casi en todo el país. La actual dirección del CMLL logró que los luchadores regresaran a su trabajo en septiembre del año pasado en eventos a puerta cerrada vía streaming. 

Precisamente el 21 de septiembre, cuando el CMLL cumple los 88 años de historia, es la fecha en que se decretó por el Senado de la República, el Día de la Lucha Libre y el Luchador Profesional, reconociendo a la Seria y Estable por haber traído a México un deporte que se incrustó en las raíces de la cultura nacional.

CAR