JUEGOS OLIMPICOS

Bonjour, París 2024: Francia muestra un poco de lo que lo que se puede esperar en los Juegos Olímpicos

Con una fiesta, Francia muestra al mundo un poco de su riqueza para los próximos Juegos

DEPORTES

·
Con una fiesta, Francia muestra al mundo un poco de su riqueza para los próximos Juegos

PARÍS. Una exhibición de breakdance como parte de una fiesta frente a la Torre Eiffel y un astronauta tocando La Marsellesa con un saxofón desde el espacio: París lanzó un mensaje universal de esperanza ante la perspectiva de los próximos Juegos Olímpicos.

En directo, la ceremonia de clausura de Tokio 2020 reservó una ventana para una conexión con la capital gala, donde medallistas olímpicos de esta edición estaban rodeados de fans en una reunión llena de banderas tricolores en los jardines de Trocadero.

Todo ello acompañado de una exhibición aérea de la Patrulla de Francia alrededor de la Torre Eiffel.

“Más rápido, más alto, más fuerte, juntos”: el nuevo lema olímpico pronunciado por el presidente galo, Emmanuel Macron, daba solemnidad en el video, desde el último piso de la Dama de Hierro. Fue la bienvenida de Francia a los que serán los terceros Juegos Olímpicos de su historia, después de los de 1900 y 1924.

El mandatario había acudido a la ceremonia de apertura de Tokio 2020, pero en esta ocasión la presencia institucional la simbolizó la alcaldesa de la capital, Anne Hidalgo, quien recibió la bandera olímpica de manos de la gobernadora Yuriko Koike.

La entrega de la insignia sirvió para levantar el telón de la parte de la ceremonia en la que París se presentó en un video. Y para ello sacó músculo de sus iconos turísticos mundialmente conocidos, empezando por un viaje con el Himno de La Marsellesa, interpretado por músicos de la Orquesta Nacional, con ciertos fragmentos tocándose desde lugares emblemáticos, que van del techo del Stade de France a la gran escalinata del museo del Louvre con la Victoria de Samotracia, pasando por el parque de la plaza Diderot, de Saint-Denis.

Y de la periferia de París hasta el espacio. Como símbolo de la universalidad de los Juegos, el astronauta Thomas Pesquet concluyó con un saxofón el himno nacional de su país, desde la Estación Espacial Internacional.

La rider de BMX, Estelle Majal, inició así una carrera frenética por los tejados de la Ciudad de la Luz. De la Monnaie al museo de Orsay; de ahí al Grand Palais, la Opera Garnier y hasta el Arco del Triunfo, para terminar su recorrido en el Panteón.

Así, Japón y Francia sellaron el paso del testigo, con la promesa de que la fiesta olímpica vuelva a brillar en tres años.

AFP

dza