TOKIO

"Nos Vemos en Tokio", Yushin Ito, un japonés que enseñó tenis de mesa en México

El japonés Yushin Ito relata sus vivencias enseñando tenis de mesa en México

DEPORTES

·
YUSHIN ITO. Foto: Twitter / @JapanEmb_Mexico

¿Han oído de “Sports For Tomorrow (SFT)”? Se trata de un proyecto de colaboración internacional lanzado por Japón en el 2013, luego de que se eligiera a Tokio como sede de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2020, con el fin de expandir el valor del deporte y el movimiento Olí/Paralímpico en el mundo. Hasta este año, se ha trabajado en más de 7,000 proyectos, en más de 200 países y regiones, y beneficiado a 12 millones de personas. Uno de los programas es el envío de voluntarios japoneses para la cooperación con el extranjero en el campo deportivo por parte de la Agencia Japonesa de Cooperación Internacional (JICA), a través del cual pude dedicarme a promover el tenis de mesa en México, del 2017 al 2019, con el Instituto Tecnológico de Jocotitlán (TESJO) como la sede.

Antes trabajé por 38 años como educador en las escuelas secundarias y la administración educativa de Japón, para mejorar la enseñanza de inglés y promover la comprensión internacional; por años fui también asesor de los clubes escolares de tenis de mesa. Tras jubilarme, cuando pensé en qué hacer, dije “quiero reflexionar en lo que realmente quiero hacer y lo que puedo hacer mientras reconsidero mi forma de vida”, "quiero desafiar algo nuevo para sentir la diversión de aprender a la tercera edad” y "quiero servir a los otros a fin de ver las sonrisas de la mayor cantidad de personas posible", en otro país de una cultura distinta donde nadie me conociera, por lo cual decidí postularme a JOCV.

Previamente hice un voluntariado de corto plazo para tenis de mesa en El Salvador. Me conmovieron las sonrisas y la amabilidad de la gente, y por eso quise regresar a Latinoamérica. Cuando supe que mi nuevo destino era México, inicialmente estaba preocupado por el idioma, pero me emocionaba más el poder aprender un nuevo idioma, conocer su historia y su rica cultura, así como vivir con ustedes. Basado en mi experiencia en El Salvador, pensé que para poder enseñar mejor tenis de mesa, no solo necesitaba mis pocos conocimientos y los años de experiencia, sino también aspectos especializados y teóricos. Por eso fui a la Asociación Deportiva de Japón para recibir cursos y obtener mi certificado como instructor oficial de deportes para luego empezar a trabajar en México.

Mis principales actividades en México eran aumentar el número de alumnos de tenis de mesa, mejorar sus habilidades y difundir este deporte a muchas personas. Aparte de TESJO, también enseñé en otras instituciones educativas de la región y promoví el tenis de mesa a través de diversos eventos. Además, tuve el gusto de brindar entrenamiento a para-atletas de tenis de mesa que practicaban en el CEPAMEX; de hecho, en Japón tengo un compañero de tenis de mesa japonés que está en silla de ruedas debido a un accidente, y yo quería experimentar el entrenamiento especializado para poder jugar con él nuevamente. Visité el centro una vez a la semana, 3 horas de camino, y bajo la dirección del entrenador Milton García, estuve a cargo de entrenar a 7 jugadores. En ese momento, el método de enseñar a las personas con discapacidades que aprendí en Japón fue muy útil, porque pude entrenarlos con diversas consideraciones e ingenio, como el contenido y el tiempo de práctica según el grado de discapacidad y el tipo de enfermedad de cada uno.



Estoy muy contento de que tres de los siete jugadores que entrené, Víctor, Edith y Claudia, ganaran los Juegos Panamericanos en Perú y lograsen clasificarse para Tokio, cuyos Juegos Paralímpicos ya comenzaron. En Tokio, espero sinceramente que cada uno muestre su mejor desempeño y haga el mejor uso de sus técnicas y habilidades. "Nos vemos en Tokio", como decíamos entre nosotros después de la práctica.

En los Juegos Paralímpicos de Tokio, en varios deportes, incluido el tenis de mesa, quiero que todos enviemos nuestro aliento a los atletas considerando que en todas y cada una de sus actuaciones aprovechan sus capacidades al máximo y a se esfuerzan más allá de lo imaginable. Estoy convencido de que los para-atletas harán que todo el mundo se dé cuenta del poder y el valor de los deportes y unirán al mundo.

Por último, quiero agradecer a aquellos para-atletas mexicanos que me enseñaron la importancia de tener una fuerza mental firme, de seguir luchando sin rendirse y de desafiar, con el ingenio, las posibilidades. Al mismo tiempo agradezco a México, que me hizo darme cuenta, en un entorno diferente de idioma y costumbres, de la importancia de los vínculos humanos y lograr metas junto con otros, además de permitirme reflexionar profundamente en Japón y en mí mismo. Arigato. ¡Viva México y Japón!

Por Yushin Ito / Especial / Ex-Voluntario japonés

PAL