MARADONA

35 años de la cabalgata maradoniana: La Mano de Dios y el Gol del Siglo

Tras la Guerra de las Malvinas, Argentina, con El Pelusa como su Napoleón, eliminó a Inglaterra con dos anotaciones que pasaron a la historia del deporte

DEPORTES

·
El Pelusa como su Napoleón, eliminó a Inglaterra con dos anotaciones que pasaron a la historia del deporte

Ocurrió cuatro años antes de la Copa del Mundo 1986. Argentinos e ingleses se enemistaron en un conflicto bélico por territorios del Atlántico Sur, que culminó con victoria europea. Los sudamericanos encontrarían revancha en México, en un rectángulo verde como campo de batalla, y con Diego Armando Maradona como el Napoleón de dos goles de antología.

La llamada Guerra de las Malvinas duró poco más de dos meses. Inició el 2 de abril y terminó el 20 de junio, con Reino Unido desalojando a Argentina de la isla Thule. Entre ambos bandos, se estima un saldo de 905 muertes, 718 suicidios y más de 2 mil 460 heridos. El Pelusa, en aquel entonces, tenía 21 años.

El tiempo volvió a enfrentar a estas naciones, pero ahora sin rifles y granadas de por medio. El 22 de junio, de hace 35 años, chocaron en el Estadio Azteca, durante los cuartos de final del Mundial mexicano. Aquella vez el resultado fue diferente, pues la soberanía argentina se reivindicó gracias a la osadía del llamado D10S del futbol.

La selección de Carlos Bilardo la conformaban tenientes del grado de Jorge Valdano, Burruchaga, Pumpido o Ruggeri; sin embargo, como general de la división estaba Diego Armando Maradona (1960-2020). Fue El Pelusa quien en cinco minutos dio una exhibición de equilibrio entre la trampa y lo extraordinario.

Primero se encargó de hacer la estafa más recordada en las justas mundialistas, cuando ante la salida del portero Peter Shilton, conectó el balón en el aire con La Mano de Dios e hizo el primer tanto argentino (minuto 51). Ni cámaras de foto o televisión, ni el silbante tunecino Ali Bennaceur, se dieron cuenta del engaño.

No pasaron ni cinco minutos cuando, a manera de subsanar el pecado, fabricó el denominado Gol del Siglo en una jugada de ensueño. Inició la acción detrás de mediocampo, condujo el esférico con 11 toques de su zurda, se quitó la marca de cinco ingleses, y en 10 segundos y 89 centésimas recorrió más de 50 metros, para poner el 2-0 para Argentina, al 55’.

   

De un acto tramposo y otro lleno de virtuosismo, fue como la cabalgata de Maradona esta vez le dio el triunfo a la Albiceleste. Más de 114 mil espectadores atestiguaron la derrota europea (2-1) y el ajuste de cuentas tras la guerra en el Atlántico sur.

El Diego, un hombre rebelde y de ideales revolucionarios, no se calló ante la fuerza de las potencias. No lo hizo en México 1986, y tampoco al recordar a los caídos de 1982: “El honor y la gloria es toda para ustedes, muchachos. A nosotros nos queda el orgullo. Las Malvinas son argentinas”, publicó el ex futbolista en su Instagram.

De su cruzada napoleónica en El Coloso de Santa Úrsula, El Barrilete Cósmico escribió un episodio contrastante, que es de lo más recordado en la historia del deporte a 35 años de distancia. 

Por J. Alexis Hernández

dza