Francisco Bonilla, entrenador de la selección mexicana de boxeo, fallece a los 69 años

Francisco Bonilla, entrenador de la selección mexicana de boxeo, fallece a los 69 años

A los 69 años de edad, por causa de un paro cardiorrespiratorio, falleció la madrugada de este jueves Francisco Bonilla, quien por 20 años se mantuvo como entrenador de la Selección Mexicana de Boxeo y en Tokio 2020 buscaba completar sus sextos Juegos Olímpicos.

Nacido en el Estado de México, Bonilla Vázquez formó parte del equipo técnico que, entonces dirigido por Vicente El Borrego Torres dirigió, al chihuahuense Cristian Bejarano hasta la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000; después tomó las riendas de la selección nacional y en la última edición de la magna justa de Río 2016 acompañó el camino de otro chihuahuense que ascendió también al podio: Misael El Chino Rodríguez, que también se colgó la presea de bronce, en la división de los 75 kg.

[nota_relacionada id=1255853] 

Sin embargo, no fueron sus únicos atletas destacados, también entrenó a Ramiro Reducindo, primer mexicano Campeón Panamericano de los 81 kg. en los Juegos de Santo Domingo 2003; a Joselito Velázquez, primer mexicano que se consagró como Campeón Panamericano en dos ediciones consecutivas de los Juegos (Guadalajara 2011 y Toronto 2015), de Juan Pablo Pivi Romero y Lindolfo Delgado, finalistas olímpicos en Río 2016, Carlos El Príncipe Cuadras, Campeón Panamericano en Río 2007 o el jalisciense primer medallista mundial juvenil mexicano Abner Mares; por el breve periodo en el que Andy Ruiz trabajó en la Selección Nacional (2007-2008) Bonilla también lo recibió en el gimnasio del Centro Deportivo Olímpico Mexicano.

El profesor Bonilla, quien 11 de octubre estaba por cumplir 70 años de edad, vivió la incursión del boxeo femenil a los eventos del ciclo olímpico y aún antes de que de manera oficial estuviera en el calendario de competencias, incluyó en su equipo de trabajo a peleadoras como Lupita Peribán o Mariana Caballero; ya con el deporte de los puños con la puerta abierta para las damas, colaboró en la preparación de pugilistas como: Alma Ibarra, Silvia Torres o Sulem Urbina. En el más reciente ciclo olímpico, Bonilla pidió al medallista olímpico Cristian Bejarano que regresara al CDOM para apoyar el desarrollo de las mujeres en el ring.

El boxeo mexicano es uno de los deportes que más carencias ha enfrentado en los conflictos interinstitucionales entre la Conade y el Comité Olímpico Mexicano. Tan sólo en el pasado ciclo olímpico, antes de ascender al podio en Río 2016, Misael Rodríguez y sus coequiperos se vieron forzado por la Federación Mexicana de Boxeo Amateur a pedir recursos en la calle, El Chino viajó a competencias clasificatorias sin el apoyo de fisiatra o de médico y los especialistas de otros países le ofrecieron asistencia cuando sufrió una cortada en la cabeza.

[nota_relacionada id=1255913] 

Además de su familia, Bonilla deja a preseleccionados nacionales en busca de alcanzar su clasificación a Tokio 2020, entre ellos el medallista panamericano Rogelio Romero, una de las cartas más fuertes del equipo mexicano.

Las últimas preseas en las que el entrenador Francisco Bonilla contribuyó fueron: los oros de Guadalupe Solís y Esmeralda Falcón; las platas de Crisna Álvarez, Germán Heredia, Rogelio Romero; así como los bronces de Yoali Mejía, Miguel Capilla, Roberto Zariñana, Marcos Martínez y Carlos Rodríguez, en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018; además de los bronces de Rogelio Romero, Esmeralda Falcón y Brianda Cruz en los Panamericanos de Lima 2019.

Rumbo a Tokio 2020, Bonilla dirigía al equipo mexicano en medio de dos controversias: que el Comité Organizador de la justa contempla la participación de boxeadores profesionales en el torneo olímpico y a su vez que el Comité Olímpico Internacional suspendió a la Asociación Internacional de Boxeo de Aficionados (AIBA) para organizar este evento a causa de los múltiples escándalos de corrupción, amaño de peleas, compra de jueces e incluso contubernio con organizaciones delictivas internacionales.

POR KATYA LÓPEZ CEDILLO
alg


Compartir