Haz tu denuncia aquí

Corrige el rumbo

El equipo de la unam se aprovecha de un débil veracruz y regresa a los primeros lugares

DEPORTES

·

El presente del Veracruz se define con dos imágenes: la del choque de cabezas entre sus defensas, Leonardo López y Lampros Kontogiannis, en una jugada sin rivales cerca; y el tiro de esquina, cerca del final del primer tiempo, en el que 10 de sus 11 jugadores defendían en el área cualquier remate, en el centro de Víctor Malcorra.

Ésos son los Tiburones de Enrique Meza. Un equipo plagado de dudas, de desconfianza y temor para ir al ataque. Víctima de los resultados y también de rivales como Pumas, que, al encontrar el primer gol, dejan en claro que su nivel es superior al de los escualos.

Ayer, en Ciudad Universitaria, la diferencia fue de 2-0 pero pudo llegar a más, de no ser por las atajadas de Sebastián Jurado, recientemente convocado por Gerardo Martino para la Selección Mexicana.

Jurado, el más goleado después de cinco fechas del torneo (14 tantos en contra), ganó su propia guerra bajo el arco. Porque de al menos cinco manos a mano frente a los atacantes pumas, el veracruzano ganó tres de forma espectacular.

Y a partir de él, y de esa seguridad transmitida ante jugadores como Carlos González y Pablo Barrera, fue que los Tiburones pudieron mantener el cero hasta el descanso.

Para ellos, sin embargo, el juego cambió en el complemento. Primero con un tiro libre al ángulo de Víctor Malcorra, de zurda e imposible para Jurado, al minuto 64', y luego con un remate por izquierda de Jeison Angulo, habilitado por un servicio de cabeza de González, cuatro minutos más tarde.

Ahí se acabó la vida de los del puerto. Y las mismas dos imágenes del comienzo fueron repitiéndose de diferentes formas. Errores de comunicación, malas salidas, pocos disparos en la portería rival y un amor propio que resiste las derrotas.

Mientras Pumas alcanza de vuelta los primeros lugares de la tabla, el Veracruz se hunde en el fondo de la competencia, con 31 juegos sin conocer la victoria (23 derrotas y ocho empates, desde el 25 de agosto del 2018.

Luego de dos derrotas consecutivas, los de la UNAM corrigieron el camino.

Por Alberto Aceves

edp