Haz tu denuncia aquí

Adiós con causa

el káiser se despide rodeado de amigos, en duelo en pro de fundación scholas

DEPORTES

·
“No lo tenía planeado. Pero conocí la Fundación Scholas Ocurrentes, que dirige el papa Francisco, y se dio la oportunidad de este partido. Tiene un gran significado. Vinieron muchos amigos, que pude conocer en el mundo del futbol. Y terminó siendo una fiesta”.
El mensaje de Rafael Márquez, el histórico capitán de la Selección Mexicana, resume lo que fue el encuentro entre su equipo de amigos y las Leyendas Mundiales, en el Estadio Jalisco, en un amistoso que favoreció a los primeros. Márquez, cinco veces mundialista, reunió en el campo a exfutbolistas de la talla de Marcelo Salas, Iván Zamorano, Sebastián El Loco Abreu, Juan Pablo Sorín y Claudio El Piojo López, representando diversas culturas y religiones que, con el balón en los pies, llevaron un mensaje de paz. El gol de Juan Pablo Ángel abrió la cuenta a los 33 minutos, producto de un centro por derecha de Juan Carlos Medina. Luego, el momento más emotivo llegó hacia el 35’, con el ingreso de Santiago Márquez en lugar de su padre, ovacionado por aficionados y amigos. Dedicada a ayudar a los niños y jóvenes en su formación educativa, además de impulsar actividades culturales, Scholas Ocurrentes logró consumar otro homenaje para El Káiser, vestido de rojinegro durante el primer tiempo y con el 4 en la espalda. En las bancas, Bora Milutinovic y Jorge Campos, uno de cada lado, engalanaron la cita dirigiendo a los equipos. La fiesta se prolongó durante 90 minutos, con algunas exfiguras a media velocidad y resintiendo el paso del tiempo. Márquez jugó mitad y mitad con cada equipo. Y justo en el segundo, del lado de las Leyendas, tras una supuesta falta dentro del área sobre Juan Carlos Leaño, su hijo Santiago marcó el segundo tanto de los Amigos (64’). Marcelo Salas, un poco antes, había empatado las cosas, al 43’. Carteles, abrazos, cánticos como el “Olé, olé, olé, Rafa, Rafa” y un espectáculo de luces blancas, cerraron la despedida de Márquez, rodeado de amigos y viejos conocidos, en un partido a beneficio de la Fundación Scholas, del papa Francisco. Con una carrera repleta de éxitos, el zaguero michoacano volvió a divertirse en el Estadio Jalisco, donde su corazón quedó marcado por el Atlas. Por Redacción de El Heraldo de México