Haz tu denuncia aquí

Es ejemplo, y también un ídolo

DEPORTES

·
Andy Ruiz regresó al origen como peleador amateur: el Comité Olímpico Mexicano (COM), y entre sonrisas, aplausos, selfies y autógrafos, el mexicano compartió sus tristezas, y su lucha al éxito. “Sufrí y lloraba mucho, y a pesar de todo lo logré. ¡Véanme! Un gordito, del que nadie creía y soy campeón mundial, así que luchen siempre por lo que quieren”, explicó Ruiz, quien entre 2006 y 2008 vivió en el centro deportivo del COM, en busca de llegar a los Olímpicos. En el camino, Andy se encontró con Ramsés Altamirano, quien pese a padecer mielitis transversa y múltiples operaciones en las manos. El joven de 12 años le entregó una carta al Destroyer, que a la vez le regaló una gorra y unos guantes. “Los doctores a veces me cortan feo las alas porque me dicen que ya no voy a boxear, espero que sí y Andy me lo demostró”, explicó el joven. Por Katya López