Haz tu denuncia aquí

Bruno Marioni dice estar tranquilo con su trabajo frente a Pumas pese a los últimos resultados

DEPORTES

·
Con Pumas fuera de la Copa MX, y en una situación al límite en la recta final de la Liga, la continuidad de Bruno Marioni no ofrece garantías. El argentino, involucrado a mitad de semana en un conato de bronca con un aficionado de FC Juárez, reconoce que no hay nada seguro que lo mantenga en su cargo.   "¿Seguro? La línea de la seguridad es muy delgada. Sí, tengo que estar tranquilo con mi trabajo. No podemos hacer otra cosa. Sé lo que quiero hacer, sé lo que hago, no improviso ni vengo a los entrenamientos y digo 'bueno, ¿qué hacemos hoy?' Invertimos muchas horas de entrenamiento. 'No deberías estar tranquilo, porque los resultados no se dan', me van a decir. Pero tengo que hacerlo", explicó. Las críticas alcanzan al argentino, luego de dos derrotas consecutivas, incluida la eliminación en las semifinales de la Copa MX. En el entorno, además, cientos de aficionados universitarios encabezaron una campaña en redes sociales para pedir la renuncia de Rodrigo Ares de Parga, presidente del Patronato. "¿Saben la cantidad de gente que quisiera estar en este lugar? ¿La cantidad de ex jugadores que buscan la posibilidad de trabajar en Pumas? Montones. Yo soy un privilegiado. Hay que tener respeto de todas las opiniones. Cada quien opina conforme a sus intereses. Yo trato de ser muy autocrítico y tomar las críticas que me puedan aportar algo. Las agresiones trato de evitarlas, casi siempre", agrega. Por otro lado, el argentino aclara también la situación que vivió en Ciudad Juárez, donde intercambió golpes con un seguidor de los Bravos. Aunque espera todavía la resolución de la Comisión Disciplinaria, dice haber hecho una autocrítica por su forma de reaccionar. "Se me pasaron muchas cosas por la cabeza. El resto es autocrítica interna. Yo llegué aquí en 2004 y conozco perfectamente los valores de Pumas. Me quedan tres años de contrato, nada me garantiza seguir. He defendido y voy a defender a esta institución de las formas que pueda. No estoy hablando de agresiones, aclaro. No va a volver a pasar", concluye. El equipo de la UNAM enfrentará el próximo domingo a los Xolos de Tijuana, con la aspiración de ganar para seguir con vida en la recta final del torneo. Una derrota sepultaría definitivamente sus posibilidades de llegar a la Liguilla. Por Alberto Aceves