Haz tu denuncia aquí

El Pumas-Chivas marca un antes y después: Bruno Marioni

DEPORTES

·
"Es un clásico". La respuesta de Bruno Marioni, técnico de Pumas, define el próximo encuentro ante Chivas en el Estadio Olímpico Universitario. Ganar la final del Apertura 2009, en un microclima de desplegados y apuestas públicas con Jorge Vergara, dueño del Rebaño, mantiene intacto el orgullo del ex delantero argentino. "El Pumas-Chivas se ha transformado en uno de los partidos clásicos del futbol mexicano. Se fortaleció mucho más en el 2004, con los desplegados y las apuestas... que les ganamos. Tiene un sabor especial. Son juegos que marcan un antes y un después. Te pueden dar muchas cosas, pero también te pueden quitar otras", explica. Sobre eso último, Marioni reconoce que la posibilidad de pelear por la Liguilla está en riesgo. "Una derrota nos quitaría todas las opciones de poder calificar", afirma. "Son 10 días cruciales para nosotros". Una motivación diferente se percibe en el búnker de los universitarios, al que ya se integraron Pablo Jáquez, Luis Quintana y Pablo Barrera, el capitán del equipo.  
No habrá ventajas ni desventajas. Estaría bueno que nos enfrentemos en una final, porque seguramente será un partido con más colorido. Pero nunca es un partido más. Da igual la situación en la que cada equipo se encuentre", concluye.
Catorce años y nueve meses después de la final contra Chivas, El Barullo saborea todavía el orgullo de haber sido campeón y ganar las apuestas.   Por Alberto Aceves