Haz tu denuncia aquí

La Máquina reencuentra el camino y vence al Atlas

DEPORTES

·
Cruz Azul encontró refugio en el Estadio Azteca. Después de venirse abajo frente al Necaxa, de perder su invicto y acortar distancias de sus perseguidores, La Máquina recargó energías y se hizo fuerte frente al Atlas, al que venció con goles de Adrián Aldrete (17’) y Milton Caraglio (57’). Ante su público, el cuadro celeste reencontró el camino que había recorrido durante las primeras ocho fechas y recuperó conceptos del juego, que limpiaron su imagen. El gol de Adrián Aldrete, a los 17 minutos, cambió de dirección las cosas para la visita. Desde fuera del área, el lateral michoacano le pegó de zurda al balón y lo mandó al ángulo de la portería de José Hernández, para darle la ventaja a los celestes. El remate fue tan preciso, tan contundente, que los rojinegros tardaron en levantarse. Por momentos lo intentaron con Juan Pablo Vigón y Raúl Rivero, quienes, en solitario, tuvieron un par de jugadas de peligro, que estuvieron cerca de lograr el empate. De ahí en más, el Atlas no tuvo ideas. Afectados anímicamente, y en el último lugar de la competencia, los rojinegros pasaron más tiempo sin el balón y cortando los avances que rondaban su zona defensiva. Bajo esas circunstancias, resolvieron llevarse la mínima desventaja hasta el descanso, aunque vino después su derrumbe. Recién iniciado el complemento, La Máquina fue a la carga de su rival y consiguió el 2-0 con un disparo de zurda del argentino Milton Caraglio, ex delantero del Atlas, en medio de varios defensores. Las miradas entre los tapatíos, para entonces, marcaron el desenlace. A falta de ideas, su única forma de encontrar alivio fue con pequeñas señales de aliento para el final. La temporada de los Zorros puede ser el resumen de este partido: un equipo en crisis, sin gol, que tiene pocas llegadas al arco contrario y que, en medio de la escasez, no encuentra cómo reanimarse. Con 23 puntos, Cruz Azul repuntó en el primer lugar del torneo por encima del América, que tiene 20. La liguilla está cerca para los dirigidos por Pedro Caixinha, con marcha perfecta en el Estadio Azteca, su lugar de refugio.   Por Alberto Aceves jram