Haz tu denuncia aquí

Pamela Tajonar, bajo los postes del Barcelona

DEPORTES

·
El primer día que Pamela Tajonar se puso los guantes de portera, le metieron 12 goles. Sucedió en un partido entre la Selección Femenil Sub 17 y el Alianza de Querétaro, su primer equipo, cuando tenía 16 años. Al no presentarse la encargada del arco, llegó el turno de Pamela. Las circunstancias la llevaron a revelarse contra su propia naturaleza. A los ojos de Leonardo Cuéllar y Rosario Piña, entonces técnicos nacionales, su misión consistía en resolver los ataques, aunque no como delantera. Entre tanta embestida, algo llamó la atención: la morelense seguía atajando cada vez que se le exigía, sin modificar los papeles ni pedir su cambio. Y ahí empezó su carrera, por México, Estados Unidos y varios clubes de Europa, hasta convertirse en la primera guardameta mexicana, en defender los colores del Barcelona.    
“Cada vez que lo cuento, alguien se ríe”, bromea desde España, en entrevista con El Heraldo de México. “Después de ese juego y ese resultado, ¿cómo iban a preguntar por mí? Yo jugaba como delantera, desde pequeña. No atrás. Por suerte, en medio del 12-0, tuve la oportunidad de parar una que otra pelota. Y eso vieron Leo Cuéllar y Chayo Piña, para pedir mis datos. Al poco tiempo, me convocaron a la Sub 17, como portera. Y así seguí. El tiempo de hacer goles se había acabado”.
    De aquella improvisada aparición en el arco del Alianza, Pamela encontró nuevos caminos en la liga estadounidense, con el Indian FC y el Western New York Flash; y en Europa, con el Malmo de Suecia, llegando a su primer partido de Champions League. “Era una época distinta, sin el mismo nivel de organización ni de visibilidad. Pero el simple hecho de saber que se trata del torneo de clubes más importante de Europa, lo hace todo diferente”.   [caption id="attachment_328707" align="aligncenter" width="1200"] FOTO: ESpecial[/caption] Con el tiempo y los partidos, la mexicana descubrió los secretos de la posición y de la portería. Se probó los guantes una y otra vez, a sabiendas de que las multitudes no perdonan a los porteros. Sobre todo, tratándose de un error. “No ha sido fácil por eso, porque no existe margen para equivocarte. Pero siento el respeto de los demás. A cada generación le toca vivir algo diferente. Yo intenté irme fuera del país, para seguir creciendo profesionalmente. Soñaba con estar en un equipo muy grande y, finalmente, se dio”. Después de cuatro años con el Sevilla, y de pequeños ciclos con el Málaga y el Levante, el nombre de Pamela Tajonar apareció en la órbita del Barcelona. Con el retiro de Laura Ráfols, la portera en las últimas 13 temporadas del club, la tarea de los blaugranas fue encontrar un reemplazo en el mismo punto del mapa. Entonces, a sus 33 años, de la misma forma que en otros tiempos lo hicieron Maribel Domínguez, Patricia Pérez y Kenti Robles, la mexicana se unió a las filas del Barca, siendo la primera en llegar con los guantes puestos. Será ahí, en suelo catalán, donde su imagen y la del resto de sus compañeras convivan con las de otras estrellas del futbol mundial. “Cada equipo tiene su horario, su itinerario y su plan. Sin embargo, entrenamos en la misma Ciudad Deportiva que el primer equipo del Barcelona. A la distancia, se puede ver a Messi, Luis Suárez y Neymar. Este es un club al que le gusta estar unido en todas sus categorías, no sólo en el futbol. Me hace mucha ilusión poner el nombre de México en alto”. En su trayectoria a nivel internacional, Pamela participó en las Copas del Mundo de Alemania 2011 y Canadá 2015, además de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. A diferencia del resto, nunca tuvo un jugador de referencia. Si algo aprendió de ser portera, fue producto de las lecciones del juego o de resultados como el 12-0 en contra. “En el mundo del futbol, todo tiene que ver con el ahora. Siempre quieres algo más y algo un poquito mejor. Y de eso se trata. Cuando estaba en México, veía los partidos del América. Imaginaba cumplir los sueños que tenía, al principio en otra posición. Mira lo que son las cosas”. De aquel primer partido de la mexicana como portera, pasaron ya 17 años. El Alianza pasó a ser parte del Querétaro, mientras la Selección Femenil Sub 17 terminó su proceso de formación tras varios Mundiales. En todo este tiempo, la aparición de Pamela tenía reservado un lugar en la historia. El primero en el que una mujer nacida en nuestro país, de inicios como delantera, se convertía en la responsable del arco del Barcelona. Por Alberto Aceves