Haz tu denuncia aquí

Boleto a la vista

DEPORTES

·
En su segundo duelo en Rusia 2018, México tiene la mesa puesta para encaminarse a los Octavos de Final cuando se enfrente a Corea del Sur, ya que los antecedentes y el actual momento auguran un triunfo del Tri. La Selección Nacional no pierde en su segundo partido de una Copa del Mundo desde hace 40 años (Argentina 1978), cuando Alemania la goleó 6-0. De ese entonces a la fecha, el balance es de tres victorias y cuatro empates, intercalando triunfos y descalabros. Hoy, al Tricolor le tocaría ganar. Los coreanos, por su parte, nunca han salido victoriosos en su segundo compromisos mundialista. La factura para ellos es, hasta el momento, de cuatro empates y cinco descalabros. Aunado a lo anterior, la Selección Mexicana le tiene tomada la medida a las selecciones asiáticas, ya que siempre sale vencedora cuando las enfrenta en Mundiales. Se midió ante Irak en 1986, cuando fungió como anfitrión, y lo derrotó por la mínima diferencia con un tanto de Fernando Quirarte. Para Francia 1998 se topó por primera vez con Corea del Sur en una Copa del Mundo. En el primer duelo entre ambos en este certamen, el Tricolor obtuvo la victoria por marcador de 1-3. Finalmente, en su debut en Alemania 2006, el Tri vacunó de nuevo a un asiático, al derrotar por 3-1 a Irán. Mantiendo su dominio sobre esta confederación. No obstante, los coreanos tienen un as bajo la manga. Su técnico, Shin Tae-yong, ya sabe lo que es vencer a México, pues lo derrotó por 0-1 en los Juegos Olímpicos de Río 2016, con lo cual el Tri quedó eliminado en la fase de grupos y no pudo refrendar su título de 2012. De la mano de Juan Carlos Osorio, la Selección Nacional llega con tres puntos en el Grupo F, obtenidos tras la victoria sobre Alemania, mientras que Corea del Sur aún no suma unidades, por lo que la mesa está servida para clasificar a Octavos.   Por ALEXIS HERNÁNDEZ Y ALEJANDRO ASMITIA V.