Haz tu denuncia aquí

Super Bowl frío, hasta a -17 grados

DEPORTES

·
MINNEAPOLIS.- En Minneapolis, el frío congela los charcos de agua. Las calles se cubren, completas de nieve, en condiciones extremas y con -17°. En medio del viento, y los efectos del clima, los aficionados aguardan por este SuperBowl. O bien conducen hasta el Convention Center, para las festividades de la NFL, o ponen rumbo hacia el Mall of America, donde se encuentran los equipos. En ningún caso, caminan por el exterior. La elección de un campeón resulta sencilla, principalmente para los que son de esta ciudad. “Patriots, sin duda”, dice uno de ellos. Su nombre es Mark y tiene 44 años, padre de cuatro orgullosos Vikings. “Pero no sólo por ser una gran organización. Sino por el trato de los fans de los Eagles hacia nosotros, en la final pasada. Robaron maletas, aventaron objetos y no fueron amables. A partir de ahí, creamos empatía con Nueva Inglaterra”. Y de esa rivalidad, surge la más positiva de todas: la competencia. Porque el efecto deportivo, en circunstancias así, genera un partido de otra temperatura. “Muchos de nosotros, nos sentimos decepcionados por el comportamiento de los Eagles”, coinciden con Mark, Eric y Helena, una pareja de tantas con los colores de Minnesota. “Nick Foles es un buen quarterback, aunque no está ni cerca de Tom Brady”. Esto provoca el SuperBowl. Equipos a los que se quiere o se odia, casi siempre por algún factor en contra. “No me interesa lo que pase con Nueva Inglaterra, sólo quiero que gane el domingo”, reconoce Barry, padre de Leslie, una bebita viking todavía en brazos. “Tuvimos la oportunidad de vencer a los Eagles, con una buena defensa. Pero no sé qué pasó en el último juego. Los Patriots han estado tantas veces en el SuperBowl, que seguro están cómodos con la exigencia de hacer un gran juego”. En las tiendas deportivas, los encargados aseguran que el jersey de Brady se vendió más en una semana y media, que en los últimos tres SuperBowls en los que jugaron los Patriots. Y no exageran. Porque si uno cuenta entre unos y otros, en pasillos, salas o sitios de compra, por cada 10 aficionados de Nueva Inglaterra hay uno de Philadelphia. Se prevé nieve para próximos días. Nieve y mucho color. Porque los colores son parte fundamental de este juego, uno de los más importantes dentro de la sociedad estadounidense. Se nota en los anuncios y las publicidades, en el Aeropuerto Internacional de Minneapolis, donde los voluntarios llevan las siglas de la NFL y toman retratos con la imagen de Tom Brady. Es la cuenta regresiva para conocer al campeón. Los Patriots llevan ventaja, en medio del frío. Van arriba en las apuestas y también para los aficionados locales, que no perdonan las ofensas de Philadelphia. Ese fueguito interno, de rivalidad deportiva, enciende las últimas horas previas al domingo. NÚMEROS 54 balones, personalizados por la NFL, son utilizados en un SuperBowl 3015 dólares, el costo del boleto más económico para el SuperBowl, en la parte más alta del US Bank Stadium. DATO Cerca del U.S Bank Stadium, como parte de las festividades por el SuperBowl LII, se exhiben varias esculturas temáticas de hielo. Las bajas temperaturas las mantienen sólidas, para la visita de los aficionados. El boxeador Floyd Mayweather Jr., campeón del mundo en cinco categorías distintas y con récord invicto, asistió ayer al Mall of América, en compañía de amigos, y visitó algunas tiendas departamentales. Por Alberto Aceves