Haz tu denuncia aquí

Controla su destino

Dallas tiene en sus manos LLEGAr a postemporada SI LOGRA VICTORIAS EN SUS SIGUIENTES CUATRO JUEGOS

DEPORTES

·
Hace sólo un mes, Dallas tenía un récord perdedor de (3-5) en la actual temporada, y era penúltimo de la División Este de la Conferencia Nacional. A raíz de la llegada del receptor Amari Cooper, el QB Dak Prescott tuvo una nueva arma ofensiva para el juego aéreo, puesto que sólo Cole Beasley era su "principal objetivo". El ‘19’ suma 424 yardas en 30 recepciones, además de tres TD, uno de ellos de 90 yardas. Antes del arribo de Cooper, Dallas centraba su ataque en el juego terrestre con el RB, Ezequiel Elliott, pero con una línea ofensiva parchada ante las lesiones del tackle Tyron Smith, al guardia Zack Martin y en especial, la enfermedad del centro Travis Frederick, al que se le detectó el síndrome Guillain-Barré. Esa falta de protección hacia Prescott ha provocado 45 capturas en sólo 13 partidos, por las 32 que tuvo en 2017. La clave para el balance del equipo está en la defensiva, con sus dos linebackers, Jaylon Smith y Leighton Vander Esch, que sustituyó al lesionado Sean Lee. Sólo ellos dos han logrado 189 tacleadas combinadas, y Dallas ya es la segunda mejor en puntos permitidos (18.6 yardas), quinta mejor defensiva total de la liga (318.2 yardas), y la sexta mejor ante la carrera (247 yardas por juego). Limitar a 10 puntos y 176 yardas a la mejor ofensiva como la de Saints el pasado jueves, confirmaron a Dallas como el único equipo en la NFL al que no le han anotado sus rivales más de 30 unidades. Por Héctor Juárez