Haz tu denuncia aquí

Entona hacia la victoria

Como método de relajación, Gaby López aceptó que cantar la llevó a obtener su primer título de la LPGA en China

DEPORTES

·
Gaby López estaba en la cima del torneo Blue Bay LPGA, y le faltaban seis hoyos por jugar en el campo Jian Lake Blue Bay en la Isla Hainan en China, con una ventaja de dos golpes sobre la actual número uno del mundo, Ariya Jutanugarn. De pronto, se puso a cantar. Y lo hizo como método de relajación, porque la ventaja que tenía sobre la tailandesa se redujo de cuatro a sólo dos golpes hasta el hoyo 12. Esa tensión disminuyó, se concentró, tiró hacia adelante y terminó con su primer trofeo en las manos de su carrera en la LPGA. El primer triunfo para una golfista mexicana en nueve años, desde el 4 de octubre de 2009, cuando Lorena Ochoa logró el último de su carrera, en el Navistar LPGA Classic.  
Me ha dicho (Lorena) que me admira, que qué bonito que podemos compartir un triunfo más para México, por supuesto que ella es toda mi admiración y qué padre tenerla como mentora, como consejera, que esté a mi lado porque es un camino que no sólo subes sino también bajas, hay que saber aceptar las dos curvas”, dijo López, que no quiso revelar el nombre de la canción que la hizo ganar.
Con sólo 25 años, Gaby es la mejor golfista mexicana y latinoamericana del momento, ubicada en el sitio 89 del ranking, lo que confirma que el camino que lleva es el correcto. “Muchas horas de trabajo se están pagando, que hice las cosas bien con la gente correcta a mi alrededor, no pienso cambiar nada. No hay cosa que prefiera hacer que jugar golf y poner a México en lo más alto”, destacó. Mientras tanto, Horacio Morales, coach de la jugadora desde hace siete años, aseguró que se quitó un gran peso de encima debido a que toda la metodología de trabajo que tiene con ella está dando frutos. “Claro que se te quita un peso de encima, pero vienen otros más; hay una validación de todo el equipo que está a su alrededor de que se están haciendo bien las cosas”, finalizó Morales. Por  HÉCTOR JUÁREZ CEDILLO