Haz tu denuncia aquí

Se aguó la fiesta

La NFL mueve el juego Rams ante Chiefs del Estadio Azteca al Coliseo de Los Ángeles

DEPORTES

·
México se perdió del partido del año de la NFL. Los Rams y los Chiefs, los dos mejores equipos del futbol americano profesional hasta la semana 10, con marca de 9-1, jugarán en el Coliseo de Los Ángeles y no en el Estadio Azteca debido a las malas condiciones que presenta el campo de juego en El Coloso de Santa Úrsula.  
La decisión se basa en la determinación, en consulta con la NFLPA (Asociación de Jugadores de la NFL) y luego de una reunión e inspección de campo esta tarde (ayer) por parte de expertos de la NFL y del club, así como de expertos externos locales e independientes, de que el campo de juego en el Estadio Azteca no cumple con los estándares de la NFL”, informó la liga en un comunicado.
El partido se jugará en el Coliseo de Los Ángeles, ya que fueron los Rams los que cedieron el partido para celebrarlo en el extranjero como parte de la Serie Internacional de la NFL. La liga obliga a esos equipos a tener su estadio disponible en caso de alguna contingencia. La administración del Azteca emitió también un comunicado, en el que lamenta la situación y señala a las lluvias atípicas como probable motivo de que el campo no esté apto para el partido. “La inusual y larga temporada de lluvias, así como el calendario de eventos pre-pactados por terceros en el Estadio Azteca pudieron ser un factor por el que el césped esté lejos de estar en óptimas condiciones”, indicó. Los Rams viajaron el lunes a Colorado Springs con el fin de acelerar su adaptación a la altitud de la Ciudad de México, pero ya regresaron a Los Ángeles para continuar con su preparación. En el caso de los Chiefs, no modificaron su rutina, se quedaron a entrenar en sus instalaciones y sólo deberán cambiar su vuelo y en lugar de viajar a México lo harán a Los Ángeles. Desde que se cambió el césped en El Coloso de Santa Úrsula a mediados de julio, y con el inicio de la actividad en la Liga MX con América y Cruz Azul como equipos locales, el pasto no se adaptó, aunado con el clima adverso. Para la NFL había optimismo de que el escenario iba a estar listo, pero no fue así. El sindicato de jugadores presionó a la liga y algunos jugadores amagaron con no jugar para no arriesgarse a una lesión. “Hasta hace muy poco, no teníamos grandes preocupaciones. Sin embargo, la combinación de una temporada de lluvias difícil y un gran calendario de eventos, ha provocado un daño significativo en el campo que presenta riesgos innecesarios para la seguridad de los jugadores y lo hace inadecuado para albergar un juego de la NFL”, comentó Mark Waller, vicepresidente internacional de la liga. Por LUIS ALONSO