Haz tu denuncia aquí

Canelo y CMB dejan atrás malos entendidos

saúl Álvarez recibe tres cetros del CMB y lima asperezas con el organismo que ahora representa

DEPORTES

·
Saúl Canelo Álvarez salió de la tormenta. Pese a la suspensión por dopaje con alimentos contaminados con clembuterol y las continuas acusaciones del kazajo Gennady Golovkin, el tapatío recibió ayer el cinturón que conquistó con el Cetro Mundial Medio del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). Ganó la batalla más dura bajo el ring y se reconcilió con Mauricio Sulaimán y el organismo que preside, que lo apoyó en momentos difíciles. “Mauricio: los malos entendidos que hubo entre nosotros fueron sólo por mala comunicación, pero sé que has estado conmigo en las buenas y en las malas y te lo agradezco mucho (…) era necesario y muy importante arreglar las cosas. Al resumir entre las cosas buenas y malas que ha habido, hay muchas más buenas y ahora voy a representar al CMB con mucho orgullo y esta será mi familia, como lo ha sido siempre”, expresó Álvarez, quien regaló a Sulaimán la indumentaria con la que venció a GGG. Canelo visitó ayer la CDMX para recibir el cinturón esmeralda y oro que fue acompañado por la edición especial chiapaneca; además, el CMB mandó hacer una versión huichol, especial para el tapatío. “Después de que ganó Canelo, cuando subí al ring, me dijo fue “Me debes un cinturón porque sí quiero mi cinturón huichol” y en tiempo récord, en un mes, hicieron uno especial”, dijo Sulaimán, quien invitó a los artesanos de la casa de arte Marakame, que nombraron a la obra Maxa utsik+ikame que significa: “El venado más fuerte de México”. Otro símbolo de concordia, pues Canelo era acreedor al primer cinturón huichol, tras vencer a JC Chávez Jr., pero se negó a recibirlo en 2017. Carlos Slim abrió a Álvarez el Museo Soumaya, pues Saúl formó parte de la primera generación de pugilistas que apoyó con su fundación. Canelo regresará a EU para preparar su última pelea del año: el 15 de diciembre en el Madison Square Garden en donde retará al británicoRocky Fielding. Por Katya López