CÚPULA

Tejedoras de lazos, de México para el mundo

La dignificación del papel de la mujer y del arte popular conviven en la propuesta de la artista para la feria mundial

CULTURA

·
DENTIDAD. Pabellón de México en Expo 2020 Dubai. Cortesía: Betsabeé Romero.

Participar en la Expo Universal de Dubái interviniendo el Pabellón de México, además de ser un gran honor como artista contemporánea, me pareció una gran oportunidad, no solo porque se me ofrecía la fachada de nuestro país en ese gran evento internacional, sino porque me correspondía representar a las mujeres de mi país y del mundo en este momento en que, increíblemente y a pesar de grandes luchadoras, la violencia de género sigue agudizándose.

Me parecía importante dignificar el papel de las mujeres en la construcción y preservación de las culturas y en el tejido de todas las historias con mayúsculas. Como portadora de una cultura tan rica e importante, también me parecía necesario proponer una colaboración con maestros del arte popular: ya que he trabajado con ellos desde hace más de 20 años y su trabajo, lo considero el patrimonio intangible más importante de nuestro país.

Primero era fundamental encontrar el material y el gesto. Realizar una pieza con raíces tradicionales, pero como creación conceptual y contemporánea. Empecé con la investigación de diferentes tipos de textiles mexicanos y de pronto ¡la sorpresa!, el encuentro de ese gran tejido hecho por mujeres que envolviendo un pueblo con sus manos ganaron el premio Guinness por el más grande tejido cubriente en el mundo.

TEJIDO. Cortesía: Bestaeé Romero.

Empezó siendo un manojo de mujeres de Etzatlán, en Los Altos de Jalisco, hace 6 años. Viejo pueblo minero donde ahora sus mujeres se han hecho visibles a través de su trabajo, su fuerza y su voluntad. Encontrar una comunidad de mujeres tejedoras dispuestas a colaborar conmigo sería un gran viaje, una gran experiencia y un gran aprendizaje.

Trabajar con ellas y con otros cuatro talleres de artesanos para llegar a un país tan lejano, llenaría toda la obra de generosidad y color, le daría una textura y una calidez que sólo el trabajo manual puede lograr. Esas mujeres se entrelazarían con mi proyecto para llevar una pequeña muestra de todo lo que el arte popular, como parte de culturas aún vivas, nos aporta, en acompañamiento y consuelo durante los momentos difíciles y como regocijo y emoción en cada una de las innumerables celebraciones que calendarizan nuestra existencia.

Pensando en todos los duelos del mundo durante la pandemia y por los recientes desastres naturales que se han vivido, no veía una mejor manera de pensar en algo capaz de dar aliento. En la grave crisis ecológica que estamos viviendo recordaría con tejidos, papeles y flores, la necesidad de recuperar la armonía con la naturaleza, a través de los valores de las culturas primigenias de México.

La flor y la mariposa serían los dos grandes íconos que me servirían para evocar al mundo de lo simbólico y de lo real, del pasado y del presente, íconos de la naturaleza y de la historia, de la cultura y del arte de nuestro país. Creo firmemente que sólo a través de una mirada interdisciplinar en consonancia con la cultura y el arte se podrá lograr una nueva conciencia que nos lleve a la profunda sanación que necesita el mundo entero.

El tejido de los lazos

En Etzatlán, todo empezó con dos mujeres de una familia –Paloma y Lorena Ron–, madre e hija que, viviendo sus duelos, contagiaron a todos sus familiares y poco a poco a una comunidad. Dos pérdidas que las llevaron a recordar tejiendo y a descubrir que, haciéndolo juntas, materializaban su historia en el acto de tejer; una capacidad solitaria, que crece al volverse colectiva.

El tejido de una familia, de un pueblo, de una cultura que se convierte en el imaginario femenino que sostiene, cubre y protege el edificio. La tradición, la historia y la cultura que se transmiten a través de la memoria punto por punto. Con nudos y urdimbres y sus agujas, buscamos geometría: estrellas y flores que se entretejen hasta el infinito. Más que pensar en la espera, pensé en Ulises como el héroe que sobrevive sólo porque es recordado por Penélope. Tejer es recordar, regresar al tiempo del adiós, del encuentro, del sitio, de la identidad. Penélope aquí es la heroína colectiva, la que hace del tejido, el texto de la historia, el canal por el que se transmitan colectivamente ellas mismas con sus historias.

El tejido social simbolizado por esos lazos tejidos por casi 100 mujeres de todas las edades que me enseñaron como hacen de su aguja un arma de la imaginación y de la paz, para su comunidad, pero también para el mundo. Un arma que combate en realidad la muerte y el olvido. Tejen con orden y paciencia un manto simbólico que cubra y abrigue al mundo de todo lo que rompe, mata o contamina. Un tejido para que el pabellón de México abra con una trama de cultura entrelazada: de tradición, pero al mismo tiempo de arte contemporáneo, de memoria, pero de presente y esperanza en el futuro. Una obra con la que se rodeará todo el pabellón de manos de mujeres lanzando largos lazos en todas direcciones.

Tejidos en líneas de color con las que tracé una estrella, una figura centrífuga, una geometría de hexágonos, una gran telaraña expansiva que da vueltas y simboliza el sentido circular del universo; un tejido escrito con flores. Porque México es un país de flores; somos el tercer país cultivador de plantas ornamentales, con 22 mil 700 hectáreas de horticultura y sólo se exporta el 10 por ciento lo que nos convierte en uno de los pueblos que más consume flores, acción que habla de la generosidad como parte fundamental de nuestra cultura.

En México, los dioses, las personas, las fiestas y los ritos se nutren con flores desde nuestros ancestros; la cultura de las flores se canta, se reza, se pinta y se teje. Las flores nos visten, nos cobijan, nos apapachan, nos regalan y nos enamoran. Son ingrediente de coloridos platillos, son energía y calidez de mesas y jardines. México tiene una flor como gran símbolo cósmico, ícono simétrico y simple: el quincunce. Para el mundo prehispánico es el universo, el cosmos y el mundo mismo. Una flor de cuatro pétalos, sintética, pero polifacética y compleja en sus significados; aparece coronando figurillas de Teotihuacán, cuevas de la Pirámide del Sol y en muchos otros lugares sacros. Es oráculo y punto de llegada de peregrinos, principio de la movilidad en culturas migrantes y mestizas, es símbolo fundacional de lo sacro y de lo urbano en el dios azteca Xochipilli: es síntesis del cosmos y de la naturaleza en la Ciudad de los dioses.

ABOR. La artista trabajando en su obra. Cortesía: Bestaeé Romero.

La flor en el México antiguo representa la vida, la muerte, los dioses, la creación, el hombre, el lenguaje, el canto, el arte, la amistad, el señorío, el cielo, la tierra y también el tiempo, ya que es también, signo calendárico.

Esta flor cuadripétala llamada quincunce, es un signo cosmogónico donde la cruz enlaza las cuatro direcciones y contiene en el centro un quinto rumbo, el circular, que es principio de la cosmogonía y pensamiento cíclico del mundo indígena hasta nuestros días.

Cientos de quincunces en serigrafía fueron impresos en cada hexágono del tejido del pabellón. En cada estrella está sellada un quincunce. Así, las flores y las estrellas tejidas entre sí, dan la bienvenida a cada visitante con el mensaje tejido y el símbolo cuya traducción más idónea es “poesía” flor y canto.

Por Betsabeé Romero

PAL