CHIHUAHUA

Jorge Servín Herrera, un desierto surreal

Creador de un mundo entre abstracto y onírico, el artista ha exportado su obra a países como Estados Unidos, Canadá, China, Alemania e Italia

CULTURA

·
JORGE SERVÍN HERRERA. Foto: Cortesía

Maravillado por las pinturas rupestres que encontró en cavernas de Chihuahua durante sus primeros años, Jorge Servín Herrera descubrió que el arte no sólo era algo estético o nacionalista, sino que su fin principal, desde hace siglos, es comunicar.

“Siempre fui un niño travieso al que sentaban con una hoja y gises para tenerlo ocupado, eso motivó que desde pequeño incursionara en el arte; sin embargo, fueron las caminatas por el desierto y las experiencias en las cavernas, las que me ayudaron a encontrara mi expresión en el arte", explicó.

Servín considera que su personalidad lo llevó a desertar de la educación formal: “En un momento en el que para ser el mejor tenía que aprender el arte entre cuatro paredes. Nunca fui un hombre que pudiera estar encerrado, siempre creí en la belleza del paisaje, esa incomodidad me llevó a dejar de instruirme de manera formal e incursionar en otros empleos, aunque sin dejar de pintar; lo que me salvó fue que años después conocí a la pintora Luisa Cano, quien me encaminó y me apoyo para encontrarme en el arte”, dijo.

Foto: Cortesía

Los peces, las mariposas, las formas geométricas, los vórtices y las cruces, son algunos elementos que conforman su obra. “Los peces representan, en mi obra, diversas cosas como la abundancia, la belleza y la sociedad; las mariposas, la transformación y la libertad; los vórtices construidos con elementos geométricos, el tiempo, el espacio, la nostalgia, los recuerdos y la trascendencia”.

Servín ve en la pintura rupestre una forma de comunicar, piensa que esas formas primitivas estaban constituidas de símbolos que trascendieron a letras y conformaron el lenguaje, pero también a la evolución del dibujo y otras disciplinas.

“La comunicación y el arte pictórico representan evolución”, señaló. Lo onírico invade la mente de Servín a la hora de crear, pues considera que al pintar ingresa a un mundo en donde él es el único creador. 

PAL