CÚPULA

Los autores: su defensa y reconocimiento

La Sociedad de Autores y Compositores de México ha trabajado en la defensa de los compositores; en suma, de la música mexicana

ÉXITO. Fotos: Roberto Cantoral Zucchi. Cortesía: SACM.
Escrito en CULTURA el

La Sociedad de Autores y Compositores de México es una robusta institución que trabaja en favor de los autores de música; la titánica labor de esta institución ha logrado que la música mexicana sea lo suficientemente justipreciada en todo el mundo. La vorágine creativa de cada región de nuestro país ha tenido cabida en este grupo de grandes compositores –pares todos– que trabajan en la protección y el fomento de la creación musical de los mexicanos, para las actuales y las futuras generaciones.

Esta conversación tiene lugar en estos adversos días, temporada de vacunaciones mudas y de un silencio que a gritos pide que culmine, que volvamos a ser, pero mejores, con todas las enseñanzas del encierro.

Salvador Vera (SV): Muchas gracias por acceder a esta charla Roberto. Eres un hombre estrechamente ligado con la industria de la música, con el espectáculo, tu padre fue el primer presidente del Consejo Directivo de la SACM, después lo sucedió don Armando Manzanero, ambos nos han dejado un enorme legado, a todos nosotros, pero más aún a los compositores; un tercer nombre se suma a la conducción de este buque llamado SACM, Martín Urieta, grandes nombres Roberto.  ¿Cuáles consideras los grandes aciertos de la gestión de Roberto Cantoral y de Armando Manzanero en la dirección de esta institución?

Roberto Cantoral Zucchi (RCZ): Muchas gracias a ti, a ustedes, a Cúpula y El Heraldo de México por el interés en lo que hacemos en la SACM. Mira la labor de ambos fue extraordinaria, de mucho trabajo; a mi padre, por ejemplo, le tocó hacer la nueva Ley Federal de Derechos de Autor, acabar con la sesión de derechos que era un despojo muy grande; gracias a esa gestión se logró este instrumento jurídico que se convirtió en un ejemplo a nivel mundial de protección a los autores. También logró mi padre que tuviéramos 100 años post mortem de protección –otro ejemplo en el mundo–.

SV: La última reforma a la Ley Federal del Derecho de Autor data del 23 de Julio de 2003, en la que, entre otros aspectos, destaca un aumento en la vigencia del derecho moral de un autor después de fallecido: de 75 a 100 años.

RCZ: Todo este trabajo –también es importante destacar que fue conjunto—mi padre era el presidente del Consejo Directivo del la SACM y don Armando Manzanero era en ese entonces el vicepresidente; eso quiere decir que trabajaron haciendo un gran equipo en la defensa de los compositores, de la música mexicana, en suma. Luego ya como presidente, indudablemente Manzanero realizó una gran labor al frente de esta institución, una lucha importante que lideró fue lograr la copia privada que lamentablemente no lo pudo ver en vida –aún no lo logramos. Esa fue su bandera más grande. Durante la gestión de Manzanero, logramos fortalecer la imagen de la institución, tanto en México y a nivel internacional. Con don Armando trabajé de manera muy coordinada y logramos entrar a la vicepresidencia de la CISAC, la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores, la primera red de sociedades de autores del mundo. Hoy la SACM ocupa el número 17 a nivel mundial en el rubro de recaudación. Desde el 2017, se reconoce ampliamente en todo el orbe que esta institución ha desarrollado un eficiente y moderno sistema digital para la atención de los compositores, por arriba de países como Corea y Suecia, que eran los líderes en estos procesos, hoy México está por encima de ellos.

MANCUERNA. Roberto Cantoral Zucchi y Armando Manzanero. Cortesía: SACM.

SV: Has sido Director General de la SACM, un importante período, años muy intensos, de grandes logros para los compositores, de mucho trabajo.  ¿Cómo vivió la SACM el período de confinamiento por COVID -19? 

RCZ: En marzo de 2020 nos sorprendió el COVID. Nos enfrentamos entonces a un contexto de alerta sanitaria y de emergencia laboral, pero quiero decirte que en la SACM contamos con un soporte tecnológico que hemos desarrollado a lo largo de muchos años para la distribución y el pago de regalías a los compositores – de 180 países–. Este sistema opera desde las oficinas de la SACM; nosotros, por ejemplo, las videoconferencias han sido herramientas muy utilizadas en nuestro trabajo cotidiano desde hace más de 15 años. Para la primera semana de abril de 2020, a unos cuantos días del inicio del confinamiento más duro, 250 trabajadores de la SACM ya estábamos conectados vía remota, a efecto de que no se interrumpiera la actividad. En realidad, nunca paramos de trabajar en favor de los autores; dimos respuesta a cada una de sus necesidades; incrementamos la recaudación, obviamente bajaron algunos rubros; pero algo importantísimo en el contexto: brindamos la atención médica, se proporcionó ayuda económica por tres meses, a 11 mil autores y así apoyarlos en su confinamiento. Se regularizaron todos los adeudos que estaban pendientes, al cien por ciento, hasta marzo de 2021 a fin de que tuvieran liquidez. Pagamos puntualmente regalías a los autores cada tres meses, sin retraso. Lo veo muy sencillo: la recaudación del derecho de autor está en las calles, no en la institución; la distribución está en las computadoras, con los sistemas tecnológicos; y el dinero está en el banco; así que nosotros seguimos operando en beneficio de cada uno de nuestros compositores, de su creación, en favor de la música. La institución está para dar servicio a casa uno de los autores, somos facilitadores. En 2020 nosotros crecimos 17%, algo muy destacable; otras sociedades autorales decrecieron, algunas están a punto de desaparecer a raíz de la pandemia.

SV: Eso me lleva a que nos cuentes hacia dónde va la SACM, ¿cuáles son sus tareas prioritarias en el corto y mediano plazos?

RCZ: Como parte de la Coalición por el Acceso Legal a la Cultura, de la cual somos parte y que aglutina a las organizaciones creativas y culturales, perdimos la batalla en favor de la copia privada –pero no la guerra–. No vamos a bajar los brazos hasta lograr uno de los grandes objetivos que tiene la SACM: que se respete el trabajo creativo en los dispositivos –que los fabricantes e importadores de dispositivos móviles paguen el derecho de copia privada–. Estamos redoblando esfuerzos para que en México se logre el derecho de copia; lo que tratamos es que los fabricantes paguen la parte proporcional que nos corresponde como ellos mismos lo hacen en 74 países del mundo. No lo quieren reconocer en nuestro país. Vamos a retomar este asunto y no descansaremos hasta que se reconozca este derecho y se logre hacer efectivo en favor de los autores.

SV: Comentaste que la SACM creció un 17%, en un panorama muy adverso. Y en un contexto inigualable también, 75 años de la SACM –cifras, pero mucha energía para lograrlas, pasión y compromiso.

RCZ: Hicimos una hermosísima campaña para festejar los 75 años de la SACM, se atravesó la pandemia, pero todavía sigue, creo que nos iremos hasta noviembre del 2021, el festejo de un año se extendió a casi dos, algo atípico, como lo que vivimos. Nunca es suficiente: hay mucho talento mexicano, la música mexicana es de una enorme riqueza en todos los géneros musicales, en todas las regiones de nuestro país.

SV: Enhorabuena, Roberto. Ha sido un gran placer esta conversación; eres un guerrero que trabaja día a día para resguardar y preservar uno de los grandes tesoros de México: nuestra música, la seducción que ejerce en el país y que traspasa fronteras. Muchas felicidades por esa fascinante actividad.

Por Salvador Vera

PAL