LIBRO

Sira, la inquebrantable feminista

María Dueñas publica la esperada continuación de la novela 'El Tiempo entre Costuras'

CARRERA. María Dueñas también ha escrito Misión Olvido (2012), La Templanza (2015) y Las Hijas del Capitán (2018). Foto: Especial
Escrito en CULTURA el

Después del best seller El tiempo entre costuras, María Dueñas, de la mano de su entrañable personaje Sira Quiroga, ofrece a sus lectores la secuela de la historia en Sira (Planeta, 2021), en la que retrata la evolución de una mujer de un prototipo clásico hacia una versión moderna y más libre.

En la historia, la protagonista vive nuevas facetas como esposa y madre, al tiempo que enfrenta las vicisitudes de tomar decisiones que cambian sus planes. 

La española compartió que la reconstrucción del personaje es hacía una mujer mucho más reflexiva.

“Sira tiene la virtud de representar características de las mujeres modernas, a pesar de que se construyó en una época en la que enfrentaban mayores obstáculos para el goce de sus derechos”.

La autora relató que, a pesar de las transformaciones del personaje, su esencia se mantiene, con su constante curiosidad por conocer nuevas culturas, lugares y su interés por descubrir secretos en las misiones de espionaje en las que participa desde El tiempo entre costuras. 

Si bien, Dueñas mencionó que no fue su intención construir la imagen de una heroína, “Sira es una mujer que se mantiene en una lucha constante por su libertad, por romper esquemas, por aventurarse en culturas opuestas a la suya y comprender asuntos cruciales que suceden en todo el mundo, y eso sí la puede retratar como heroína”. 

PARA SABER MÁS DE ELLA

  • Tras dedicarse a la academia, irrumpe en el mundo de la literatura con El tiempo entre costuras.
  • La novela que se convirtió en un fenómeno editorial y cuya adaptación televisiva logró numerosos.
  • Sus obras posteriores son Misión Olvido (2012), La Templanza (2015) y Las hijas del Capitán (2018).
  • 2009 publicó tiempo El tiempo entre costuras.
  • 35 lenguas ha sido traducida.

Por PILAR DÉZIGA

maaz