Una mujer en la dirección de un gran proyecto

Respeto por el trabajo del otro, humildad para seguir aprendiendo y firmeza para alcanzar los propósitos, claves de Heraldo Media Group

Una mujer en la dirección de un gran proyecto
LABOR QUE CRECE. El Heraldo de México es un periódico con lectores en 28 1 estados del país. Foto: Especial

Lo primero que me gustaría mencionar es que, indudablemente, sé que comunicar es una gran responsabilidad: hay que tomarlo en serio. Es importante estar consciente de que un país entero nos escucha, nos ve y nos lee. A lo largo del recorrido ha sido un gran reto crear contenidos de calidad, hacer las cosas diferentes a los demás, y, sobre todo, ser congruentes con nuestros valores e ideales.

Ser un grupo multimedia sin duda es un desafío, cada plataforma exige un manejo distinto de la información, con características que hay que respetar y entender. Sin pensarlo dos veces, la comunicación entre los equipos de cada una de éstas es lo más importante. Hay que estar recordándonos que todos estamos subidos en el mismo barco, que es un sólo proyecto con el cual debemos avanzar hacia el mismo sentido. Gritar en los pasillos que todos somos HERALDO MEDIA GROUP.

Definitivamente, una de las claves ha sido crear un equipo de personas que comulga con nuestros valores, comprometidas y perdidamente enamoradas de su labor. Agradecida estoy con todas y cada una de ellas, quienes desde el principio creyeron en el proyecto, han trabajado con gran profesionalismo y han sido fundamentales para alcanzar el éxito.

La comunicación, la humildad, el estar abiertos a escuchar a los demás y aprender son también elementos clave, ya que forman el pilar perfecto para poder trabajar juntos. Se debe dejar afuera el ego antes de entrar a colaborar conmigo, aceptar que siempre habrá personas que saben más o tienen mejores ideas. Y por último, el respeto; si este no existe, todo lo demás se va por la borda.

Puedo decir que el camino hasta ahora ha sido increíble, lleno de experiencias enriquecedoras, de sorpresas, de aprendizajes, es, de hecho, un camino que aún continúa. Lamentablemente vivimos en un mundo donde, en su mayoría, los que están sentados en las empresas, detrás de las mesas donde se toman las decisiones, son hombres.

 Sentarme ahí y participar ha sido increíble; estoy muy agradecida con quien me dio la oportunidad de hacerlo. Sin duda es una gran responsabilidad, pues es el principio de un cambio que tendrá que continuar por las generaciones que vienen detrás.

Y hablando de las mujeres, me parece sumamente importante mencionar que debemos siempre caminar seguras de nuestras capacidades, demostrar profesionalismo para forjar nuevos destinos y lograr lo que queremos. Como mamá y vicepresidenta, el más grande reto al empezar a formar parte de Heraldo Media Group fue, y es, balancear el trabajo con mi vida personal. Tengo muy claras mis prioridades: para mí lo más importante es mi familia, la antepongo a todo. Además de que ellos han sido muy importantes en todo este proceso: sin su apoyo no podría haber logrado absolutamente nada.

Por esto, en el día a día se necesita mucha organización, es crucial, para poder ir a la oficina todos los días. Siempre trato de ser ordenada en mi agenda y darle a cada cosa la importancia que se merece. Generalmente, por las tardes trabajo desde casa, para estar pendiente de mis hijos después de la escuela. Tengo la fortuna de contar con la facilidad de poder hacerlo de esta manera.

Pero aún así, como mujeres debemos también apoyarnos entre nosotras. No hablar mal de lo que hace la de al lado. Estar conscientes de que son pocas las veces que sabemos desde qué trinchera está luchando cada una. En la medida de lo posible debemos invitarnos entre nosotras a trabajar en proyectos. Tratar de tener por igual a hombres y mujeres en los equipos de trabajo. Porque ambos se complementan, pero hay que aprender a laborar juntos, a aprender uno del otro. La mujer no debe entrar en escena para sacar al hombre de la ecuación, porque cada uno tenemos cualidades diferentes e increíbles. Más bien, lo que debe suceder es unir fuerzas.

Hablando del aprender, es importante recalcar que a lo largo de este camino he aprendido que sin fracasos no habría éxitos, que el caerse es lo mejor que nos puede pasar, porque es ahí donde nos damos cuenta de lo que estamos haciendo mal, es donde aprendemos para tomar un nuevo rumbo.

Por esto es por lo que todos los días hay que estar abiertos a aprender cosas nuevas, esa es, de hecho, una de las cosas que más me gusta de mi trabajo: cada día aprendo algo de las personas de nuestro equipo.

Mi cabeza nunca para. Son pocas las veces que dejo de pensar en nuevos proyectos, nuevas ideas, nuevas oportunidades. Siempre me gusta impulsar a los equipos a ir un paso adelante, a no tener límites. Pues soy firme con la idea de que si uno se propone hacer algo, nada debe impedirlo. Al final, como Heraldo Media Group, seguimos aquí: trabajando duro para hacer, desde nuestra trinchera, este México cada día mejor.

Por María Cristina Mieres Zimmermann

avh 


Compartir