Arte emergente, Roy (San Luis Potosí, 1999)

Actualmente, su propuesta incluye diversos soportes como lienzo, papel y serigrafía

Arte emergente, Roy (San Luis Potosí, 1999)
“FA”, 2020. Óleoacrílico y óleo en barra sobre lienzo 70 x 110 cm. Cortesía del artista. Foto: Cortesía

Rodrigo González, mejor conocido como Roy, es un pintor y muralista. Su pasión por el arte inició desde muy temprana edad frecuentando museos en su natal San Luis Potosí; tomando como motivo de inspiración los detalles de conventos, templos y pinacotecas novohispanas, comenzó a crear sus obras hasta formalizar su propuesta en 2016.

Estudió Arquitectura, disciplina que le permitió desarrollar una intuición por las dimensiones, elemento característico en su obra reciente. En su práctica artística ha incursionado en diferentes técnicas cómo el óleo y acrílico, óleo en barra, carboncillo, pastel y acuarela, para crear una serie de piezas que lo han llevado a proponer una obra que trata de representar la esencia del ser humano.

A través de líneas dimensionales, el artista intenta representar todo lo intangible de un ser humano: su memoria, ideas y pensamientos. A partir de este concepto, Roy ha logrado crear múltiples escenas de la diversidad humana. Actualmente, su propuesta incluye el uso de diversos soportes como lienzo, papel y serigrafía, los cuales tratan de reflejar el constante cambio con un factor en común: líneas tridimensionales que crean texturas y profundidad en los elementos, en los que incorpora colores icónicos del México antiguo con una propuesta renovada.

“EL NACIMIENTO DEL SOL”, 2020. Óleo-acrílico y óleo en barra sobre lienzo 90 x 120 cm. Cortesía del artista. Foto: Cortesía

¿Cómo definirías lo que haces?

Disfruto de la búsqueda constante por una estética propia, en el proceso quedan plasmados pensamientos y sentimientos en mi subconsciente, de los que aprendo directamente y de los cuales el espectador puede lograr identificarse, sin necesidad de una explicación. No defino lo que hago, creo que el camino expresivo no tiene un principio, ni fin, es una manera de reinventarse constantemente. La idea es eternamente nueva.

¿Dónde encuentras tu inspiración?

En la vida misma. El ser humano y la mente me parecen fascinantes; un misterio que abre la puerta a explorar colores, formas, conceptos e ideas. En cuanto a mi obra, irónicamente, encuentro más inspiración ante una obra terminada, que ante un lienzo en blanco; hay que crear todo el tiempo y las condiciones adecuadas harán el resto. La inspiración está en todos lados si observamos.

¿Cómo describirías tu proceso creativo?

Observo, pienso y aterrizo conceptos todo el tiempo en mi mente. Frente al espacio en blanco, sólo comienzo a externar lo que voy sintiendo. Muy pocas veces ejecuto antes un boceto, normalmente dejo que la inspiración fluya.

avh


Compartir