El Personal, una banda de CULTO que cambió el rumbo del Rock Mexicano con 'No me hallo'

La excelente y bien lograda fusión de géneros musicales como el rock, reggae, montuno y cumbia fue uno de la motivos por los que El Personal fuera uno de los grupos más influyentes de la escena musical de finales de los ochentas

El Personal, una banda de CULTO que cambió el rumbo del Rock Mexicano con 'No me hallo'
Una banda de culto. Foto: Especial.

Uno de los álbumes más inteligentes, cómicos y finos que se hayan grabado en México. «No me hallo» es un deleite de principio a fin. La excelente y bien lograda fusión de géneros musicales como el rock, reggae, montuno y cumbia fue uno de la motivos por los que El Personal fuera uno de los grupos más influyentes de la escena musical de finales de los ochentas. La portada es obra del pintor Alejandro Colunga, mientras que los moneros Jis y Trino contribuyeron con las ilustraciones del booket.

Lamentablemente la formación original de esta banda tapatía sólo duró seis años debido a las muertes del cantante Julio Haro y Pedro Fernández (batería). En la actualidad, Andrés Haro ha mantenido viva la leyenda de El Personal con diversas participaciones en festivales de música. A más 30 años de su formación, esta banda sigue siendo una de las mejores en la historia del rock mexicano.

Portada elaborada por Alejandro Colunga.
Foto: Especial.

Una banda de culto

El Personal se convirtió en una banda de culto, pues fue la responsable de darle voz a la ciudad de Guadalajara. La banda observó con detenimiento lo que ocurría por sus calles, la forma de la comida, el estilo de vida, pensamiento y una actitud que se adelantó a la época. Provocaron un parteaguas en la historia del Rock Mexicano, al ser uno de los precursores de involucrar sonidos de reggae en el rock, junto con Ritmo Peligroso.

La primera formación de El Personal fueron Julio Haro y Andrés Haro. Durante las tardes, en su departamento idearon la mayoría de las canciones de que conformarían su primer álbum. Los demos fueron grabados en un cassette que fue distribuido a distintos productores de la Ciudad de México, lo que dio pie a que la grabación del álbum se hiciera de manera inmediata. La agrupación debutó en el bar El 9, mítico lugar que vio las primeras apariciones de bandas como Caifanes, Maldita Vecindad o Café Tacvba

La alineación del personal se complementa con Pedro Fernández, en la batería, Carlos Domínguez, coros; Óscar Ortiz, guitarra; Juan Miguel López, teclados. Listos, El Personal ofreció una presentación en el Instituto Anglo-Mexicano de Guadalajara en 1988, previo a su aventura en la capital mexicana y la correspondiente grabación de su materia primera que lleva el singular título «No me hallo».

Parteaguas en el Rock Mexicano

«No me hallo» inicia con los sonidos de una cumbia en el tema «Niño, déjese ahí». La letra es una memorable advertencia de lo que sucede cuando los hombres comienzan a presentar cambios hormonales. De forma graciosa, El Personal aborda el tema de la autocomplaciencia en los adolescentes. Al final de la pieza, se puede escuchar un ligero homenaje a Dámaso Pérez Prado con la canción «El ruletero».

Otros temas notables del álbum son «La tapatía», que hace un repaso por una Guadalajara inocente, pero muy represiva de finales de los 80. Así como «Nosotros somos los marranos», una declaración en pro del medio ambiente, la metáfora del título hace referencia que la verdadera humanidad es quien está definiendo el futuro del planeta. Mientas que las connotaciones sexuales se presentan en «Dale de comer al conejito»y «Bronce de oro», que cierra el disco.

El Personal es definido como un mito urbano. Una banda de culto con un paso fugaz pero que fue determinante para la escena musical de la Peral Tapatía. Podemos decir que sin la presencia de El Personal, carreras como la de Maná no habrían despegado de manera contundente. La revista Rolling Stone México nombró a «No me hallo» como uno de los diez discos indispensables del rock en español.

Por RODRIGO CASTILLO.


Compartir