El Colegio Nacional, de frente a la pandemia

Con el confinamiento provocado por la crisis sanitaria, la institución debió acoplar su programación a las nuevas tecnologías, labor que ya venía realizando desde hace un lustro

El Colegio Nacional, de frente a la pandemia
BIBLIOTECA. Foto: cortesía El Colegio Nacional

l confinamiento derivado de la pandemia afectó drásticamente a la vida cultural en el mundo. El cierre de los recintos ante las medidas de distanciamiento social obligó a todos los actores involucrados a buscar alternativas para mantener vigente su oferta, principalmente a través de las nuevas tecnologías. El Colegio Nacional, institución primordial para la difusión científica y cultural en México, no fue la excepción.

Fundado en 1943, El Colegio Nacional es una institución pública dedicada a la divulgación del conocimiento, que además reconoce y agrupa hasta a 40 hombres y mujeres con trayectorias destacadas. Desde su origen, esta comunidad intelectual ha hecho aportaciones al conocimiento de gran valía, como la publicación de un importante catálogo editorial y el resguardo de acervos únicos en su centro de documentación. Pero la riqueza de su vida académica se expresa principalmente a través de sus conferencias, mesas redondas, simposios, cursos y talleres, entre otro tipo de foros de reflexión. 

 La institución no ha dejado de tener actividades virtuales.

Aula Mayor

El exconvento de La Enseñanza, recinto ubicado en el Centro Histórico de la Ciudad de México y sede de este organismo público, ha abierto sus puertas desde hace décadas de forma libre y gratuita, sin ninguna restricción curricular o de registro, a quienes deseen escuchar las disertaciones de sus miembros en el imponente estrado del Aula Mayor. Debido al confinamiento, a partir del 23 de marzo de 2020 este recinto cerró sus puertas por tiempo indefinido.

Sin embargo, en un momento crítico como el desarrollo de la pandemia, la divulgación científica debía mantenerse presente. La solución estaba en el aprovechamiento de la interacción digital, terreno en el que El Colegio Nacional ya había avanzado. Las transmisiones en vivo de sus actividades a través de internet se contemplaron de forma regular a partir del emblemático encuentro multidisciplinario Pensar la muerte, en 2016, que marcó una novedosa forma de promoción.

De manera habitual, se realizan eventos artísticos.

La primera estrategia fue una campaña a través de las redes sociales para poner al alcance del público la descarga gratuita de un libro digital distinto de forma diaria, El libro del día, y arrancó el sábado 21 de marzo de 2020 con un título de Miguel León Portilla, que alcanzó dos mil 114 descargas en 24 horas. Al término de la promoción, meses después, se habían obsequiado 95 mil 862 títulos electrónicos en total.

Recomendación temática

Otra estrategia fue la recomendación temática de actividades pasadas que ya estaban en línea. El canal institucional de YouTube se había convertido en un vasto catálogo de conferencias y foros de reflexión grabados en video que se había alimentado por alrededor de cinco años.

En abril se trasladó la programación del Aula Mayor al ámbito virtual. En la medida de lo posible, las actividades programadas con anticipación serían transmitidas desde los domicilios de los colegiados y sus invitados. Se logró resolver lo necesario para facilitar la conectividad entre los ponentes y el público. Con el paso de los días, se consolidó una programación fija a las 18:00 horas en las plataformas digitales de El Colegio Nacional, con un notable incremento de espectadores. Lo que hoy es una práctica generalizada en México, hace 10 meses implicó migrar a un formato con el que sólo algunas instituciones estaban familiarizadas, pero que sin duda se reproducía en dimensiones inéditas para todos.

. Aula Mayor. Fotos: cortesía El Colegio Nacional.

El nuevo formato hizo posibles actividades dedicadas a analizar de forma especial el origen y los efectos de la pandemia, pero también permitió dar continuidad a foros ya conocidos y actividades especiales. El ciclo Viernes viral, de Antonio Lazcano; la Semana de medio ambiente y pandemia, de Julia Carabias; las conferencias sobre políticas públicas y salud, de Julio Frenk; las sesiones dedicadas a salud mental, de María Elena Medina Mora, por citar algunas actividades, se ocuparon de la reflexión sobre el coronavirus; además, se publicó un repositorio informativo sobre el tema en el portal digital de la institución.

Durante 2020 continuaron ciclos como La arqueología hoy, de Leonardo López Luján; Grandes críticos literarios, de Christopher Domínguez Michael; Los problemas nacionales y el derecho, de José Ramón Cossío; Músicos y medicina, de Adolfo Martínez Palomo; las conferencias-concierto de Mario Lavista; los ciclos y actividades especiales de Diego Valadés, Vicente Quirarte, Luis Fernando Lara y Concepción Company. También surgieron nuevos ciclos como Universidades por la ciencia, de Jaime Urrutia Fucugauchi, así como Noticias del cosmos, de Susana Lizano y Luis Felipe Rodríguez Jorge.

RINCONES. Foto: cortesía El Colegio Nacional.

Vicente Rojo

Por otra parte, el programa editorial no se detuvo: durante el confinamiento se publicaron 21 libros impresos y 23 en formato digital. También dio inicio en la Universidad Veracruzana la itinerancia nacional de Vicente Rojo. 80 años después. Cuaderno de viaje de Francisco Rojo Lluch en el vapor Ipanema, Burdeos-Veracruz, junio-julio de 1939, exposición inaugurada originalmente en 2019 como parte de la conmemoración del exilio español en México.

2021 representa un desafío semejante; además de promover los ciclos desarrollados en 2020, se sumarán jornadas especiales dedicadas a los 100 años de la Secretaría de Educación Pública, a cargo de Javier Garciadiego y Juan Villoro. El Colegio Nacional dejará de manifiesto su carácter multidisciplinario con actividades dedicadas a temas muy diversos, como los 10 años de la reforma constitucional en derechos humanos, a cargo de Diego Valadés y en homenaje a Héctor Fix-Zamudio; los 50 años de la publicación de El azar y la necesidad, coordinado por Pablo Rudomin; la reflexión en torno a 1521, encabezada por Eduardo Matos Moctezuma, Concepción Company y Enrique Krauze; la historia del español en América, por Luis Fernando Lara; medio ambiente y biodiversidad, a cargo de Julia Carabias y José Sarukhán; el centenario luctuoso de Ramón López Velarde, coordinado por Vicente Quirarte; el 150 aniversario de la Comuna de París, a cargo de Christopher Domínguez Michael; Rufino Tamayo en el trigésimo aniversario de su muerte, por Vicente Rojo, y un simposio dedicado a las ciudades prehispánicas, coordinado por Linda Rosa Manzanilla, entre muchas otras. 

Homenajes luctuosos

Durante 2021 también se rendirán homenajes luctuosos a Miguel León-Portilla, Fernando del Paso, Guillermo Soberón y Mario Molina. Se tienen previstas las ceremonias de ingreso de Claudio Lomnitz, Susana López Charretón y Felipe Leal como nuevos miembros de la institución.

Seguimos en la incertidumbre frente a la pandemia, pero albergamos la esperanza de que el ambicioso programa que contempla El Colegio Nacional para 2021 pueda realizarse en Donceles 104. Aunque las posibilidades de la tecnología son amplias, jamás supliran el diálogo de frente.

Por Teresa Vicencio y Haydé Zavala

avh


Compartir