Jesús Malverde: El Robin Hood y santo de los NARCOS. Esta es su historia

Su templo se encuentra en Culiacán, Sinaloa. Se denomina "La Capilla de Jesús Malverde" y desde hace años cobró gran popularidad

Jesús Malverde: El Robin Hood y santo de los NARCOS. Esta es su historia
Es considerado un santo para los narcos y algunos habitantes de Sinaloa. Ilustración: Cristian Chacón

Cuenta la leyenda, que había un hombre que robaba a los ricos y repartía el botín entre los pobres. Cualquiera pensaría que es Robin Hood, pero no. Este personaje trascendió incluso más que el mismo Hood. Se trata de Jesús Malverde, un 'martir' de las injusticias en su infancia, que  después de ser castigado por sus terratenientes, con los problemas acumulados, decidió optar por un atajo para hacer obras de caridad.

El hombre se metía en la selva, en el monte,por eso se ganó su apodo de Malverde (“el mal verde”).  Asaltaba a los hacendados y a las familias más adineradas de la región. Con el botín a cuestas, bajaba al pueblo y mejoraba la vida de los sectores más marginados.

Sin importar si es verdad o mentira, el mexicano nacido en Sinaloa trascendió entre la población y hoy, tiene su propio sitio de adoración. Juan Luis Zambrano, por ejemplo, le agradece a Dios, a Juan Judas Tadeo y a Jesús Malverde por protegerlo a él y a su familia. En la placa de al lado, la familia Blas Rodríguez da gracias por los favores recibidos. Y así siguen las firmas.

Jesús Malverde Campos más conocido como Jesús Malverde fue un bandido mexicano que nació en el Estado de Sinaloa que habría sido salteador de caminos y es venerado como santo por algunos. La Iglesia católica no lo considera como un santo verdadero. Su culto se ha extendido por todo Sinaloa y fuera de él. Se le han levantado varias capillas: la primera de ellas se construyó en Culiacán; también en Tijuana, Badiraguato,Chihuahua, en la carretera que lleva a la ciudad de Aldama,Colombia y Los Ángeles.

Hogares levantan altares con diferentes souvenirs del Narco. Foto: Especial

Sufrió abuso de niño

Los relatos sobre su vida son muy variados, es imposible dilucidar qué aspectos son reales y cuáles son inventados. De acuerdo con las creencias, delinquía en los Altos de Culiacán durante la primera década del siglo XX. Asaltaba y robaba a hacendados y familias adineradas de la región, entre los que se encontraron los Martínez de Castro, los Tarazonas, los Redo, los De la Rocha o los Fernández.

​ Posteriormente, repartía el botín entre la gente pobre. Se afirma que la muerte por hambre de sus padres, víctimas de los abusos de los terratenientes, fue lo que le movió a ello.

Según la tradición, antes de hacerse al monte, Malverde podría haber sido albañil u obrero en el tendido de vías férreas. Se cree que habría trabajado en la obra del Ferrocarril Occidental de México y en el Ferrocarril Sud-Pacífico, línea que llegó a Culiacán desde el norte en el año 1905.

No se sabe cómo murió

Malverde habría muerto el 3 de mayo de 1909. No existe acuerdo sobre la forma en la que murió: según algunas versiones, fue aprehendido por la policía y ejecutado; también se cuenta que un compañero lo traicionó para cobrar el dinero ofrecido por el Gobierno.

Su 'capilla' se encuentra en Culiacán,Sinaloa. Foto: Especial

La narración más extendida es que recibió una herida de bala en un enfrentamiento con las fuerzas de la ley que le produjo una gangrena. Malverde, sabiendo que no sobreviviría y que la recompensa por su captura aumentaba, soportó mientras pudo antes de pedir a un amigo que lo entregara para recoger la recompensa y repartirla entre los pobres.

Después de eso, su historia recorrió primero el país y después el mundo.  En torno a su figura, se desarrolló un culto, pero la iglesia católica no lo aceptó como un santo, por lo que su figura ingresó a la religiosidad popular, como la figura de la Santa Muerte.

En su capilla le cuelgan cientos de peticiones. Foto: Especial

Su templo se encuentra en Culiacán, Sinaloa. Se denomina "La Capilla de Jesús Malverde" y desde hace años cobró gran popularidad. Sin embargo no sólo ahí se le venera, también en las rutas, los suburbios y especialmente en los cruces de frontera, donde es habitual ver pequeños altares improvisados con la imagen de Malverde.


Compartir