Museos vivos

Museos vivos
Museos vivos
Museos vivos
Museos vivos

La pandemia trajo consigo el cierre forzoso de los museos en todos el mundo y la repentina necesidad que estas instituciones repensaran, reorganizaran e implementaran nuevas formas de conectar con los individuos, la comunidad artística y otros recintos. Es por eso, que, decidí acercarme a Roxana Velásquez Martínez del Campo; directora de The San Diego Museum of Art, en San Diego, y a Patrick Charpenel, director de El Museo del Barrio, de Nueva York, para dar a conocer la visión que estos destacados mexicanos, reconocidos internacionalmente, realizan en el extranjero a favor del arte y la cultura latinoamericana y universal.

Es importante aprender del pasado y si la pandemia nos ha enseñado algo, es a adaptarnos de manera más rápida y sin precedentes, a no esperar que el tiempo nos diga qué hacer con nuestras instituciones culturales. Es momento de realizar un recuento y replantear un camino hacia las nuevas prácticas de estas instituciones, nuestra situación actual lo exige y demanda. Aquí hay dos voces distintas que comparten un mismo fin: hacer que los museos permanezcan vivos y en constante reinvención y evolución.

[nota_relacionada id=1228922]

El Museo del Barrio, Nueva York
Patrick Charpenel, director

Durante la pandemia, ¿cómo funcionó el Museo del Barrio?

Cuando tuvimos que cerrar el pasado 14 de marzo, no solamente las salas de exposición y galerías del museo, sino también las oficinas, emprendimos cuatro acciones concretas. La primera fue garantizar la salud de nuestros visitantes y nuestro equipo; la segunda, crear el programa en línea “El Museo en tu casa”, además de organizar eventos en línea como mesas redondas, talleres para niños y jóvenes, eventos públicos, fiestas y nuestra primera exposición 100 por ciento en línea, titulada Popular Painters & Other Visionaries.

La tercera acción que emprendimos sin duda fue muy importante, –una acción que tomamos debido a la cancelación de nuestra gala, y al cierre temporal de nuestro teatro– al haber perdido estas y otras fuentes de ingreso, pusimos a nuestro equipo de recaudación de fondos y a todo el museo a hacer equipo con ellos para estabilizar las finanzas durante estos meses de crisis. Hasta este momento hemos sido el único museo de todo Nueva York que no ha tenido que recortar el número de horas para bajar los sueldos, ni tampoco disminuir el número de empleados. La cuarta y última acción que emprendimos fue crear un Task Force Group; un grupo de emergencia de miembros del patronato y miembros del museo que semana con semana se reúne virtualmente para revisar el estatus y acciones a emprender para mantenernos fuertes, activos y conectados con la comunidad.

¿Qué retos enfrenta el museo ante su reapertura?

Todas las crisis son oportunidades para repensar, no solo lo que estás haciendo, sino el rol que tiene que cumplir una institución con la historia y las características de la tuya, cómo puedes reengancharte y servir a tu comunidad, de alguna manera ampliar, mejorar y operar desde una perspectiva más compleja. Lo primero que aprendimos como consecuencia del COVID-19 es que las plataformas en línea no habían sido suficientemente exploradas por las empresas e instituciones. Son cosas que van a enriquecer la manera de servir al público una vez que tengamos controlado el virus.

TEATRO PRINCIPAL. El Museo del Barrio, Nueva York. Cortesía: El Museo del Barrio.

Nuestro reto, creo que fue sobrevivir dos crisis muy importantes: la crisis de salud y la segunda fue una crisis moral relacionada con el movimiento de Black Lives Matter, en donde los museos tenemos que entender, sobretodo nosotros estamos obligados a pensarlo todos los días porque somos una institución cultural con una identidad cultural específica, por ser un museo latino con base en Nueva York, tenemos que buscar ampliar la diversidad de oferta cultural de EU, tenemos que reescribir la historia cultural en donde reconozcamos las grandes contribuciones que han hecho comunidades históricamente marginadas, entre ellas la comunidad latina.

Uno de los retos es romper con el canon histórico con el que han operado la mayoría de los museos en este país, darle voz a la comunidad latina y todas las que han sido históricamente excluidas. Otro es que todos sabemos que la recuperación posterior al Covid-19 va a ser lenta, aunque reabramos el 12 de septiembre, con limitaciones como densidad baja de público, mantener el distanciamiento social y en nuestro caso, cancelar la gala de recaudación 2020 y posiblemente la de 2021.

¿Cuál ha sido la respuesta del público y de la comunidad?

De apoyo. Hemos recibido muchas muestras de simpatía. Un museo es un tipo de institución compleja que tiene muchas capas y que se conecta con distintos sectores de la comunidad. También hemos sido un museo con amplia cobertura durante estos meses, agradecemos mucho que divulguen e informen y que mantengan al público en general al día sobre lo que hemos vivido en los museos últimamente.

FACHADA. The San Diego Museum of Art (SDMA). Cortesía: SDMA.

The San Diego Museum of Art, San Diego
Roxana Velásquez Martínez del Campo,
Directora ejecutiva

¿Cuál consideras que es el propósito principal de un museo?

Un museo de arte tiene varios objetivos, pero el propósito principal es intentar crear y provocar la curiosidad de los espectadores a través de grandes obras de arte, expandir sus miradas, provocar diálogos, brindar un espacio neutral en el que se puedan expresar la multiplicidad de ideas y conceptos. En el caso de The San Diego Museum of Art (SDMA), somos una institución multicultural y plurilingüe; mostramos los valores y talentos de los creadores de distintas culturas a lo largo de varios siglos.

¿Cómo fue tu labor para mantener la supervivencia de la institución y conservar al staff y al círculo activo del museo? ¿Qué tareas emprendiste?

Aunque el museo cerró físicamente siempre estuvo presente virtualmente a través de SDMA virtual, iniciativa que ya teníamos desde hace varios años, pero para la que creamos nuevo contenido acorde con los cambios provocados por la pandemia y manteniendo en las plataformas digitales los múltiples programas públicos que ofrece el museo.

Por otro lado, el contacto diario y estructurado con los equipos del staff fue crítico, lo mismo con los miembros y asociados del museo, así como con el patronato. Sin embargo, gratamente hoy puedo comentar que mantuvimos todo el staff a largo de casi seis meses y no hubo despidos o bajas. Conservar los lazos con colegas a nivel nacional, local e internacional fue una prioridad: la participación persistente en paneles y foros para buscar soluciones conjuntas ante los “hechos cambiantes y todos los incógnitas” fue algo primordial, ya que había que actuar con rapidez y readecuar las estrategias día a día.

¿Cómo fue la reapertura el 4 de septiembre?

Puedo confirmarte con alegría que tuvimos más de mil 200 personas los primeros dos días. Implementamos protocolos de seguridad y solo teníamos permitido recibir el 25 por ciento de nuestra capacidad al mismo tiempo en nuestras galerías, pero el jardín de esculturas también fue muy visitado.

EXPOSICIÓN. "Arte e Imperio: El Siglo de Oro de España", The San Diego Museo of Art. De mayo a septiembre, 2019. Cortesía: SDMA.

¿Cuál es el reto más importante para The San Diego Museum of Art de ahora en adelante?

Continuar sirviendo a la comunidad a través del arte y permanecer como un espacio abierto para todos, incluyente y multicultural; así como mantener su relevancia a través de los distintos programas diseñados por el museo para los visitantes. De igual forma tenemos la responsabilidad de abrir los foros para todo los tópicos contemporáneos.

Muchos museos cerrarán sus puertas en el mundo, ¿cómo afrontar esa crisis? ¿Qué hacer?

Cada espacio debe analizar su papel y buscar modelos y estrategias acordes a su condición y misión. Los museos tenemos la tarea de compartir expresiones artísticas, sean del pasado o de creación contemporánea, pero cada uno tiene condiciones muy particulares. Lo que es claro es que los museos NO pueden desaparecer, ni el ser humano puede vivir sin la experiencia estética, es parte intrínseca a nosotros.

La forma de operar los museos y los espacios es la que debe repensarse y quizás surgirán nuevas fusiones o integración de otras disciplinas artísticas.

[nota_relacionada id=1229417]

En el SDMA tenemos diseñado un proyecto que busca la integración de todas las artes y constantemente presentamos en nuestros espacios funciones de ópera, ballet, música e incluso poesía; por medio de exposiciones de artistas contemporáneas como Tim Shaw, creamos foros de discusión sobre temas relevantes y conflictos actuales: terrorismo, secuestros, inteligencia artificial y muchos más. Los museos somos espacios con múltiples capas que se han ido transformando con la evolución de nuestra sociedad. Sin embargo, el centro siempre lo ocupa la creación artística, así como provocar una experiencia en el espectador. No es tiempo para la indiferencia, no podemos permitirlo, debemos actuar.

Por Bernardo Noval
bernardo@mwg.mx
BGM

Descubre qué leer en El Podcast Literario

 

Escucha y descarga todos los episodios de ¿Qué fue de…?


Compartir