Haz tu denuncia aquí

Localizan vestigios de hace 30 mil años que revelan que el hombre existió antes de lo creído

Un grupo de investigadores mexicanos logró fechar vestigios localizados en el interior de una cueva de Zacatecas, que alargan la fecha del poblamiento de América

CULTURA

·

Herramientas líticas, fragmentos de hueso animal, restos de plantas y ADN ambiental contenido en sedimentos de la Cueva del Chiquihuite, en el municipio de Concepción del Oro, Zacatecas, sugieren que fue ocupada por personas hace aproximadamente entre 30 mil y 13 mil años de antigüedad.

El descubrimiento, dado a conocer en la revista científica “Nature”, “aporta pruebas contundentes” sobre la postura de que el poblamiento de América del Norte fue más antiguo de lo que se suponía hasta hace dos décadas.

La teoría se refuerza con otros descubrimientos en las Tierras Altas de Chiapas y en cuevas inundadas de la costa caribeña, correspondientes al final de la época del Pleistoceno y al Holoceno Temprano.

El grupo de científicos realizó rigurosos métodos de estudio en laboratorios de Dinamarca, Oxford (RU) y México (UNAM, SLAA-INAH, ENAH), aplicados en muestras microscópicas de hueso, carbón y sedimentos en los que se conservaron polen y fitolitos, así como elementos químicos propios de la acción humana.

Los expertos obtuvieron 50 fechas: 46 por radiocarbono y 6 por Luminiscencia Ópticamente Estimulada (OSL); así como datos genéticos, paleoambientales y químicos que documentan entornos cambiantes donde habitaron hombres y mujeres desde hace 30 mil años.

Foto: Especial

Los resultados sugieren que América del Norte estaba poco poblada, posiblemente, antes del Último Máximo Glacial (LGM, por sus siglas en inglés), que ocurrió entre hace 18 mil a 27 mil años; es decir que existieron grupos humanos anteriores a los Clovis, por mucho tiempo considerados los primeros pobladores de América, con 13 mil 500 años de antigüedad.

El equipo es encabezado por Ciprian Ardelean, arqueólogo de la Universidad Autónoma de Zacatecas y participan Joaquín Arroyo Cabrales, codirector del Proyecto Paleontológico en Santa Lucía; Alejandro López Jiménez, también paleontólogo en Santa Lucía, e Irán Rivera González, investigadora de la Escuela Nacional de Antropología e Historia.

[nota_relacionada id=1156904]

Ardelean llegó al sitio después de un año de recorrer a pie kilómetros de sierra en busca de evidencias humanas antiguas. En 2010, alcanzó la Cueva del Chiquihuite, ubicada a 2 mil 740 metros sobre el nivel medio del mar y, aproximadamente, mil metros sobre el suelo del valle.

En 2012 encontró los primeros vestigios a través de un pozo de sondeo y en 2016, comenzó la primera temporada de campo. A la fecha, ha completado cuatro temporadas de campo.

Por: Luis Carlos Sánchez

dhfm