Haz tu denuncia aquí

Aniversario luctuoso de Juárez, la figura favorita

Desde su muerte, el Benemérito de las Américas es una imagen de veneración que le ha colocado como héroe predilecto del panteón patrio

CULTURA

·

Después de la sorpresiva muerte de Benito Juárez, el 18 de julio de 1872, su cuerpo fue embalsamado y expuesto tres días en Palacio Nacional. Terminado el funeral, su cortejo partió al Panteón de San Fernando y se decretó “luto riguroso” durante un mes. En ese momento estaba naciendo también uno de los héroes predilectos del panteón patrio.

A 148 años de la muerte del prócer, la investigadora Rebeca Villalobos Álvarez, escudriña el nacimiento de la hoy tan recurrente inclinación retórica hacia el Benemérito de las Américas: “La mitificación de su imagen es un fenómeno que ocurre desde su muerte”.

Villalobos presenta este sábado El culto a Juárez (Granos de Sal, 2020), donde repasa los motivos que lo convirtieron en un personaje de veneración. Para la investigadora, el ritual luctuoso, pero también la necesidad de encontrar unidad en medio del escenario convulso, contribuyeron al mito.

“El funeral tiene la intencionalidad de reflejar un nuevo orden político y, al mismo tiempo, construir un discurso de unidad entre las facciones liberales; a partir de ahí se genera una figura de culto en torno a la cual congregarse”.

[nota_relacionada id= 1143950]

Porfirio Díaz utilizó a la par a Juárez e Hidalgo, pero con la llegada del priismo, Juárez se consolidó: “Durante el dominio priista el juarismo es uno de los valores más explotados: Adolfo López Mateos encabeza la lista, pero también Ávila Camacho y Echeverría, cuyo culto es casi idéntico al que ahora vemos en la Presidencia”.

Por Luis Carlos Sánchez
lctl