Lugares de la CDMX: ¿Conoces el origen de la avenida Barranca del Muerto?

Conoce más sobre las calles de la capital y descubre historias nuevas de tu ciudad

Lugares de la CDMX: ¿Conoces el origen de la avenida Barranca del Muerto?
El origen de la Barranca del Muerto se remonta desde los tiempos del pintor José María Velasco: Especial

Barranca del Muerto es el nombre de una de las avenidas más conocidas del sur de la Ciudad de México, así como de una de las estaciones del Sistema de Transporte Colectivo más representativas de la Línea 7, convirtiéndose en una terminal sumamente transitada. 

Ésta se ubica en los límites de las alcaldías Benito Juárez y Álvaro Obregón, cruzando con venidas importantes como Insurgentes, Mixcoac y Periférico.

Su origen data del año 400, cuando el volcán Xitle tuvo erupciones volcánicas que ocasionaron el hundimiento del terreno, dando lugar a numerosas barrancas en la zona.

Este cuerpo rocoso se ubica en las faldas del Ajusco y su explosión dio lugar a otra zona importante del sur de la ciudad: Pedregal de San Ángel, así como los terrenos de la actual Ciudad Universitaria.

La falla que se conocería después como la "barranca del muerto" tenía 15 metros de profundidad y tenía el ancho de la actual avenida.

Durante la época de la Revolución Mexicana funcionó como una trinchera de los ejércitos de Emiliano Zapata y Venustiano Carranza, quienes se disputaban la zona de Mixcoac.

Las distintas batallas generaron un gran número de cadáveres y desolación, por lo que el sitio pasó a ser una fosa común. Debido a su uso durante el periodo de 1910 a 1920, se le bautizó como Barranca del Muerto.

Esto hizo que la población generara leyendas de eventos paranormales con el paso del tiempo; algunas de las más populares eran apariciones fantasmales, seres sin cabeza y espectros.

Actualmente, la terminal homónima del Metro cuenta con el diseño de dos aves, que presumiblemente revelan la cualidad mortuoria que tuvo alguna vez ese lugar sureño.

Las mejores recomendaciones de libros están en El Podcast Literario, ¡no te las pierdas!


Compartir