Premio Nobel de Literatura 2020: ¿Quién es Louise Glück la poeta estadounidense ganadora?

Aquí los TRES poemas que necesitas leer para conocer a Louise Glück, la ganadora del Premio Nobel de Literatura 2020

Premio Nobel de Literatura 2020: ¿Quién es Louise Glück la poeta estadounidense ganadora?
Ella es Louise Elisabeth Glück la ganadora del Premio Nobel de literatura FOTO Twitter AutoresVzlanos. Ella es Louise Elisabeth Glück la ganadora del Premio Nobel de literatura FOTO Twitter AutoresVzlanos

Louise Elisabeth Glück se convirtió en la décimo sexta mujer en recibir un reconocimiento de su trabajo por la academia sueca y es que esta mañana se convirtió en la ganadora del Premio Nobel de Literatura 2020. Los expertos explicaron que el premio lo otorgaban debido a "su inconfundible voz poética que con una belleza austera hace universal la existencia individual”. 

Pero, ¿quién es Louise Elisabeth? Se trata de una poeta estadounidense que escribe en su lengua natal. Ella tienen en su historial varios textos traducidos por la editorial Pre-Textos, se trata de la duodécima poeta galardonada con la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos en 2003-2004. 

Glück ha escrito once libros de poesía, entre los que destacan Vita Nova, por el que fue galardonada con el Premio de Poesía de The New Yorker, Meadowlands, y que muchos consideran su mejor obra.

Además del Premio Nobel, en su poder tiene un Premio Pulitzer de poesía en 1933 con el poema The Wild Iris, El Iris Salvaje en español y el Premio William Carlos Williams de la Poetry Society of America, así como de Ararat que recibió el Premio Nacional de poesía Rebekah Johnson Bobbit; y The triumph of Achiles que recibió

Los TRES poemas para conocer a Louise Elisabeth

Ceremonia 

Me dejaron de gustar las alcachofas cuando dejé de comer mantequilla. El hinojo nunca me gustó.

Una cosa que siempre he odiado de ti: odio que te niegues a invitar gente a casa. Flaubert tenía más amigos y Flaubert era un ermitaño.

Flaubert estaba loco: vivía con su madre.

Vivir contigo es como vivir en un internado: pollo los lunes, pescado los martes.

Tengo muy buenos amigos. Tengo amigos ermitaños.

¿Por qué lo llamas rigidez?¿No puedes llamarlo gusto por la ceremonia? ¿O es que tu hambre de belleza se satisface completamente con tu propia persona?

Otra cosa: dime otra persona que no tenga muebles. Comemos pescado los martes porque los martes son frescos. Si supiera conducir comeríamos pescado también otros días.

Si estás tan desesperado por encontrar precedentes, prueba con Stevens. Stevens nunca viajaba; eso no significa que no conociera el placer. El placer, puede, pero no la alegría. Cuando prepares alcachofas, hazlas para ti.

El deseo 

¿Te acuerdas de cuando pediste un deseo? Yo pido muchos deseos.

Cuando te mentí sobre lo de la mariposa. Siempre me pregunté qué pediste.

¿Qué crees que pedí yo? No sé. Que volvería, que al final de alguna manera estaríamos juntos.

Pedí lo que siempre pido. Pedí otro poema.

El dilema del telémaco 

Nunca me decido sobre qué poner en la tumba de mis padres.

Sé lo que él quiere: él quiere amado, lo que ciertamente resulta muy exacto, sobre todo si contamos a todas esas mujeres. Pero eso dejaría a mi madre en la intemperie. Ella me dice que en realidad no le importa lo más mínimo; ella prefiere ser descrita por sus logros. No tendría yo mucho tacto si les recordara que uno no honra a sus muertos perpetuando sus vanidades, sus auto-proyecciones.

Mi propio criterio me recomienda exactitud sin palabrería; son mis padres y, en consecuencia, los visualizo juntos, a veces me inclino por marido y mujer, a veces por fuerzas contrarias.

 

Descubre qué leer en El Podcast Literario


Compartir