Cervantino llega a más de 2 millones de personas en redes sociales

En su celebración virtual, el Festival Internacional Cervantino logró alcanzar a más de 2 millones de personas en redes sociales y 300 mil en su página web

Cervantino llega a más de 2 millones de personas en redes sociales
Para lograr una presencia nacional e internacional, el FIC se mantuvo a través de 10 transmisiones en vivo. Foto: FIC

En su celebración 48, la edición virtual del Festival Internacional Cervantino (FIC) logró convocar a más de 2 millones 338 mil personas en Facebook, Twitter y YouTube, lo anterior, de acuerdo con el último corte realizado por la Secretaría de Cultura, el 17 de octubre.

Además, de alcanzar las 300 mil entradas en su página oficial desde el 14 de octubre, momento en que inauguró de manera digital la llamada “Fiesta del Espíritu”. 

Para lograr una presencia nacional e internacional, el FIC se mantuvo a través de 10 transmisiones en vivo, 23 espectáculos diferidos y 13 actividades académicas. En su formato presencial, con 13 exposiciones en nueve recintos y dos instalaciones en espacios culturales del estado.

u00a1 u00da L T I M O D u00cd A ! :( Pero au00fan tenemos mucho quu00e9 ofrecerte :)Nos vemos a partir de las 10 en nuestro escenario digital www.festivalcervantino.gob.mx #48FIC #CervantinoEscontigo #ElEspacioQueNosUne

Posted by Festival Internacional Cervantino on Sunday, October 18, 2020

Se llevó a cabo El Circuito Cervantino donde se programaron más de 256 funciones de manera gratuita, el Pitch Cervantino y el mercado de arte, el cual, logró vincular a 10 agrupaciones artísticas con 91 programadores nacionales y 23 internacionales.

En esta edición, también ocurrió un reconocimiento especial, ya que en la inauguración de bienvenida, Mariana Aymerich, directora del FIC 2020 y Diego Sinhue Rodríguez, gobernador de ese estado, rindieron homenaje al personal médico que libra la batalla contra el Covid-19, entregando la Presea Cervantina al doctor Alfonso Delgado Vargas, director del Hospital General de Silao.

Por Azaneth Cruz


Compartir