Convenio en pro de la historia

Convenio en pro de la historia

Con la intención de difundir el patrimonio histórico y artístico de la comunidad judía en México, ayer, la sinagoga Rodfe Sedek fue el recinto que atestiguó la firma del convenio de colaboración, enfocado en la protección y divulgación de la memoria: “Nos gusta contar historias, y que mejor si involucran al pasado y a la herencia de México; gracias a esta suma de esfuerzos podremos promover el acceso de los mexicanos a una oferta cultural diversa”, comentó Franco Carreño, director general de El Heraldo de México.

El presidente del patronato del Centro de Documentación e Investigación Judío de México (CDIJUM), Mayer Zaga Galante, destacó que con esta iniciativa “tenemos la posibilidad de dar a conocer a todos los mexicanos que este es un centro laico; aquí no importa a qué religión pertenezcan, ya que nuestra prioridad es el estudio del legado histórico”, afirmó el también empresario.

El acervo de este centro ha sido integrado por colecciones procedentes de diferentes instituciones de la comunidad judía de México e incluye decenas de miles objetos: libros, periódicos, fotos, materiales litúrgicos, documentos, entre los que destacan un libro de actas judías de 1567 y cartas firmadas por Albert Einstein.

La presencia judía en nuestro país se remonta al año 1519, cuando llegaron los primeros españoles; sin embargo, fue hasta principios del siglo XX cuando se comenzó a construir la comunidad judía y, desde entonces, su identidad y presencia se involucra de manera directa con distintos acontecimientos culturales y de relevancia histórica en México y en el mundo.

En este centro se realiza un importante trabajo paralelo entre el pasado y el futuro, utilizando tecnología avanzada en la preservación de objetos de hasta el siglo XVI; los ítems son resguardados en el área de acervos, misma que es conformada por ocho estanterías a prueba de fuego, que fueron traídas de España y abarcan un espacio de mil 200 metros cuadrados. Además, las condiciones climatológicas que se encuentran en esta zona son precisas: 18 a 22 grados centígrados y 45 a 50 grados de humedad.

HISTORIA DESDE LA FACHADA

Enrique Chmelnik Lubinsky, director general del centro, comentó que las instalaciones del CDIJUM, cuentan con mucha historia: “La fachada fue edificada desde 1931; fue modificada y la reinaguramos en enero de este año, pero aquí se construyó el primer baño ritual (Mikvé) que hubo en México, el cual continúa en el lugar original”.

La sinagoga Rodfe Sedek refleja modernidad sin desprenderse del concepto original: un lugar de culto dedicado al estudio de una de las religiones monoteístas más antiguas en la historia de la humanidad.

POR FANNY ARREOLA


Compartir