Haz tu denuncia aquí

Sucesora de una leyenda

CULTURA

·
La primera bailarina y subdirectora artística del Ballet Nacional de Cuba, Viengsay Valdés, afronta el reto de relevar a la legendaria Alicia Alonso, actual directora general de la compañía, con gran “responsabilidad” y la intención de “respetar el legado histórico”, pero aportando “aires frescos”. Comenzó a los nueve años en la danza, y a los doce se proponía llegar a ser primera bailarina. Un reto logrado gracias a su “constancia” y “exigencia”, al que ahora se añade el de suceder a Alicia Alonso. La compañía cubana está en la ciudad española de Pamplona para presentar La Cenicienta. Valdés, “fiel seguidora” y pupila de Alonso, asegura tener “la fuerza necesaria” para compaginar la subdirección del grupo y ser primera bailarina. Ser heredera de Alonso, dice, "es una gran responsabilidad. He estado en la compañía 25 años, conozco muy bien el funcionamiento y he trabajado directamente con ella. Aunque esté ocupando esta posición, el respetar el legado histórico es una de mis prioridades, además de aportar aires frescos en el sentido de repertorio y otros proyectos con coreógrafos". Afrontar el reto, asegura Valdés, "es bastante intenso por la gran responsabilidad, por el hecho de que quiero que todo salga bien: quiero mantener ese nivel para que la calidad técnica y artística de nuestros bailarines esté al nivel de los primeros ballets del mundo. Si como bailarina me autoexijo mucho y soy muy seria en mi trabajo, espero serlo también como subdirectora. Para recibir el reconocimiento internacional, hay que trabajar muchísimo, ser muy dedicado". Con información de agencias Por Redacción de El Heraldo de México