Haz tu denuncia aquí

Da Vinci, vivo 500 años después

A 500 años de la muerte de una de las mentes más brillantes de la humanidad, el mundo le rinde homenaje recordando su vida y sus creaciones

CULTURA

·
Cinco siglos de su muerte, Francia e Italia recuerdan Leonardo da Vinci, quien destacó por sus inventos y estudios en arquitectura, escultura, ingeniería, pintura y botánica, entre las numerosas artes que dominó. En una capilla gótica, situada junto a la muralla de uno de los castillos de Loira, reposan los restos del artista italiano en esa región de Francia, que aprovecha el aniversario para rendirle homenaje. El florentino pasó allí los tres últimos años de su vida bajo el amparo del rey Francisco I. Se instaló en el castillo Clos Lucé, adonde según su actual gerente, François Saint Bris, llevó tres de sus obras maestras: “La Gioconda”, “La Virgen, el Niño y Santa Ana” y “San Juan Bautista”. [caption id="attachment_518379" align="aligncenter" width="4000"] GRÁFICO: Allan Ramírez[/caption] La tumba del genio en el recinto del castillo de Amboise forma parte del Patrimonio Mundial de la Unesco y es epicentro del recorrido organizado por la región en homenaje a su polifacética figura. Construida entre 1491 y 1496, la capilla de Saint-Hubert alberga la sepultura de Da Vinci. La mansión de Clos-Lucé se encuentra a pocos a metros de la capilla y conserva mobiliario de la época, como la cama o el escritorio de Da Vinci, junto con manuscritos y planos de sus ingeniosos inventos. Aparatos que la región ha recreado para que el público pueda interactuar con su obra en esta conmemoración, organizada de febrero a noviembre y que hoy contará con la presencia de los presidentes de Francia e Italia, Emmanuel Macron y Sergio Mattarella, respectivamente. El tributo incluye obras de teatro, espectáculos, experiencias gastronómicas y exposiciones. Además, el restaurante ubicado en los jardines ofrece un menú inspirado en el siglo XV y elaborado por el chef Sieur Sausin. El programa incluye destinos como el castillo de Chambord, en cuyo diseño se tuvieron en cuenta ideas de Da Vinci, aunque comenzó a construirse meses después de su muerte. Su mirada se extiende además al Renacimiento en su conjunto, en un territorio que, particularmente en ese periodo, según sus organizadores, “se benefició de los más bellos espíritus creativos de la historia del arte y de las ciencias”, cuyo legado pervive en sus imponentes castillos. Por Redacción