Fiesta de colores

Máscaras, ofrendas, música y danzantes son los atractivos del carnaval Zoque as ad adas dadas dasd asdasd adasd adasd asdas dasd asdasd asdas dasda sd Máscaras, ofrendas, música y danzantes son ALGUNOS DE los MAYORES atractivos del carnaval Zoque, QUE SE CELEBRA CADA AÑO EN CHIAPAS

Fiesta de colores
Fiesta de colores
Fiesta de colores
Con el mes de marzo llegaron las festividades de la ciudad de Ocozocuautla de Espinosa, Chiapas, donde se realiza el Carnaval Zoque, con ofrendas para el Padre Sol, que en lengua zoque es Tajaj Jama; a quien se le piden buenas cosechas desde la época prehispánica. La música tradicional de marimba, o de tambor y carrizo, acompaña a decenas de danzantes que salen a las calles antes del Miércoles de Ceniza, por lo que dicen que este carnaval se concibió como una preparación para la cuaresma, que se incorporó a las comunidades cuando la región fue evangelizada tras la colonización. Aunque nadie sabe los años que los coitecos, como se le llama a los oriundos de Ocozocoautla, han realizado esta celebración, aseguran que es la más antigua de Chiapas. [caption id="attachment_475444" align="aligncenter" width="1024"] FOTO: Marcopolo Heam[/caption] El primer día hacen rituales en las parroquias para pedir permiso a los santos; sin embargo, no permiten la entrada de los danzantes por completo, únicamente permanecen en la puerta del recinto. Cuentan que a la llegada de los españoles, la festividad fue considerada pagana, pero con la evangelización, la Iglesia comenzó a participar, aunque no abiertamente. En un principio las danzas evocaban la lucha entre el bien, representado por un tigre, y el mal, por un mono Con la llegada de la Iglesia, se agregó una representación de David luchando contra Goliat. Años más tarde, cuando los árabes entraron a esta tierra, agregaron al personaje de Mahoma, aunque con algunos detalles, cuenta una de las escribanas de la celebración. Lo llamaron "Mahoma cabeza de cochi" y "Mahoma Goliat". Todos estos personajes se reúnen en un enorme desfile con centenares de participantes en coloridos atuendos; algunos muy estilizados, otros grotescos. Se llaman "Chores" y son representados por niños, jóvenes y hasta adultos mayores que recorren las calles. [caption id="attachment_475445" align="aligncenter" width="1365"] FOTO: Marcopolo Heam[/caption] Los espectadores participan con una guerra de talco, confeti y agua, hasta llegar a la casa de los "cohuiná", o casa del jefe, donde realizan rituales para la abundancia de las cosechas. Cada "cohuiná" tienen un santo: Santo Domingo (el caballito), San Miguel Arcángel (los monitos), San Antonio Abad (Mahoma cabeza de cochi), Natividad (Mahoma Goliat), San Bernabé (el David), San Martín Obispo y Santa Marta (los tigres), y la Virgen de Santa Marta (el tigre de Santa Marta). El "cohuiná" está encargado de ofrecer alimento a los danzantes y visitantes. En la entrada colocan un altar al santo. Mientras la marimba toca una danza del "machete tunco" se reparte comida zoque, como el zispolá (caldo de res) o chanfaina. Para el Miércoles de Ceniza ofrecen frijol con chipilín (planta chiapaneca) por la vigilia. Se prepara comida para tres a cinco mil personas y se reparte pozol (bebida de cacao y maíz) y curadito. El Ayuntamiento considera que cada año el número de visitantes locales, nacionales y extranjeros aumenta. A la fecha, el pueblo y su festividad son la mayor entrada en la economía local. La escribana asegura que la celebración ha tenido modificaciones, pero lo importante es no olvidar la raíz de la misma. POR JENY PASCACIO

Compartir