Haz tu denuncia aquí

Piden redefinir las prioridades

en la apertura de la feria, se insistió en la urgencia de atender con recursos el binomio educación-cultura

CULTURA

·

La edición 33 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) arrancó con un reclamo explícito sobre la falta de presupuesto para las universidades públicas y la cultura ajena al programa de comunidades comunitarias. Raúl Padilla, presidente de la fiesta literaria, dijo que es momento de reorientar estas prioridades.

“En cultura, al igual que en educación, creemos que es momento de redefinición de las prioridades, tanto de las políticas como en el presupuesto. Necesitamos avenidas no sólo para la promoción de la cultura comunitaria, sino para una concepción de la cultura como factor estratégico de construcción de ciudadanía e impulso económico”, aseveró.

En el presídium lo escucharon Alejandra Frausto, titular de la Secretaría de Cultura; Enrique Graue, rector de la UNAM; María Elena Álvarez-Buylla, directora del Conacyt, y Enrique Alfaro Ramírez, gobernador de Jalisco, entre otras autoridades.

Padilla refirió que los indicadores de aprovechamiento educativo a nivel superior son de rezago, y que ello denota que la educación y la cultura no han sido prioridad de los gobiernos. Dijo que no es posible una mejora sin mayor presupuesto e hizo votos para que en el actual gobierno, el binomio educación-cultura sean prioridad.

“Por encomiable que resulte la idea de llevar más libros a más lectores, la sola difusión de obras fundamentales de la literatura universal y mexicana, sin la apertura de mayores espacios editoriales a nuevos talentos, pensadores o literatos, corre el riesgo de restringir la posibilidad de acceso a nuevas voces e ideas por parte del público lector”, acotó.

En tono de queja, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, señaló que no puede guardarse silencio ante un presente complejo: “Aquí no podemos guardar silencio cuando se pretende imponer una idea monolítica de lo que significa lo nacional”.

La calma llegó con el escritor David Huerta, quien llevó al público al mundo ilusorio de la palabra en rima. En su discurso de aceptación del Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances, recordó a los nueve poetas que anteriormente recibieron la distinción, y se preguntó si la merecía.

En una reflexión sobre el mejor poema del mundo, Huerta aseguró que la poesía es el espejo de todo contrapoder.

En su intervención, Frausto se limitó a promocionar el pabellón de lenguas indígenas en la FIL y, alentar el disfrute de la lectura.

POR SONIA ÁVILA

abr