Haz tu denuncia aquí

Desfile enamora a chilangos

a pesar de la persistente lluvia, más de tres mil voluntarios deleitaron, durante seis kilómetros, a 2.6 millones de personas que celebraron a los difuntos

CULTURA

·

Son el último contingente del Desfile Internacional de Día de Muertos, pero llevan la alegría hecha música, hecha color. Se trata del Ballet Folclórico de Mazatlán integrado por 60 jóvenes que llegaron a las seis de la mañana a la avenida Pino Suárez, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, para celebrar la vida, no la muerte.

El grupo practicó un mes la coreografía que bailaron desde el Zócalo hasta Polanco, más de seis kilómetros de distancia. Y aún bajo el sol, les comía el ansía por iniciar el trayecto. Es la primera vez que participan en el desfile, fue una propuesta de su profesor para promover el carnaval de su ciudad natal.


[caption id="attachment_716022" align="aligncenter" width="600"] COLOR. Las calaveras vestidas a la manera istmeña fueron recurrentes. Foto: Víctor Gahbler[/caption]

“Nos trajo con la idea de hacer promoción del carnaval de 2020. Enviamos la propuesta a los organizadores y nos aceptaron. Venimos un grupo de música y la fiesta con arlequines”, cuenta Máxime, una joven que lleva un año con la agrupación.

El banderazo de salida lo hicieron representantes de los países que participaron, incluso tuvo presencia la bandera de la ONU, junto con la de Colombia, España, Estados Unidos, Canadá y el anfitrión, México.


[caption id="attachment_716024" align="aligncenter" width="600"] ÍMPETU. Ni la lluvia, que amenazó con frustrar el inicio del desfile, impidió que el público y los actores celebrarán a la muerte. Foto: Víctor Gahbler[/caption]

El primer grupo fue de bailarinas colombianas, quienes portaron sus vestidos típicos con el rostro pintado de calaca en blanco y negro. Una fusión de elementos identitarios. Además participó el colectivo de artes plásticas Última Hora, formado en 2004 por estudiantes del FARO Oriente, quienes crearon los props originales de las calaveras utilizadas en la película Spectre, de la saga James Bond, que dio origen a este desfile. Para esta ocasión, hicieron una marioneta de cuatro metros de altura, que representa a Mictlantecuhtli, deidad mexica del inframundo.


[caption id="attachment_716025" align="aligncenter" width="600"] FIESTA. Hasta 15 kilos llegaron a pesar algunos trajes utilizados. Foto: Víctor Gahbler[/caption]

En total participaron artistas de 15 países y 20 estados con tres carros alegóricos, más de 25 marionetas gigantes y tres mil voluntarios, quienes dieron vida a personajes como Cantinflas, Juan Gabriel o Frida Kahlo, de ella, incluso, hubo una representación monumental que acompañaron mujeres vestidas con su estilo.

Este año, el tema fue Un regalo de cantos y flores de México para el mundo, que buscó dar cuenta de la fiesta en que se convierte el Día de Muertos. Las caravanas se formaron en cuatro temáticas: Mictlán y Sincretismo, Carnaval de Calaveras, Arte y Cultura, y La Fiesta.


[caption id="attachment_716026" align="aligncenter" width="600"] ESCENAS. Tres carros alegóricos deleitaron a los asistentes por su elaboración. Foto: Víctor Gahbler[/caption]

A las seis de la mañana también llegaron Dolores, Eduardo e Iván. Tardaron medio día en caracterizarse como la Catrina, con vestidos que pesan 15 kilos cada uno. “Estamos aquí por puro gusto de ser parte de la tradición. Llegamos al amanecer y nos tardamos seis horas en arreglarnos, cada vestido es particular, el mío es de tonos rosas y tiene un sombrero con muchas plumas que pesa cinco kilos”, cuenta Dolores, quien vive en Querétaro. El de Eduardo llevaba una caída de tres metros de largo por lo que debió usar tacones de 15 centímetros: así caminó seis kilómetros.

Mientras organizadores, artistas y público se alistaban, “la calaquita” lanzaba el mensaje: “No te hagas el muerto, recicla”. Se trata de un hombre que con el rostro cubierto y su bicicleta dio vueltas a la plancha del Zócalo por más de dos horas para hacer consciente a la gente de la crisis ambiental. Ha hecho lo mismo, afirmó, en los 40 maratones que ha corrido. La lluvia apenas dio tregua para iniciar el desfile, aunque los artistas no se desanimaron y llegaron a su meta.

 

POR SONIA ÁVILA

abr