Haz tu denuncia aquí

Retratan decadencia humana

CULTURA

·
Mariposas, hormigas, escarabajos, larvas y grillos entrarán a escena en la ópera El juego de los insectos, del multipremiado compositor Federico Ibarra, en una pieza que “es una crítica profunda a las sociedades y al ser humano, un retrato existencial”, dijo el actor Joaquín Cosío, quien participa en esta puesta en escena. Cosío, reconocido por sus participaciones en producciones de cine mexicano, personificará a un vagabundo, quien se adentrará en el universo de los insectos. La obra, detalló Cosío, está conformada por tres niveles: el mundo de las mariposas, “el cual representa la belleza intrascendente y banal”; el subterráneo, en donde se encuentran los escarabajos, “lo miserable”; y el de las hormigas, “que refleja la producción y el trabajo”. El juego de los insectos está basada en la obra de teatro homónima de Karel Capek y Josef Capek, escrita en 1921, en la época de la postguerra; se trata de una metáfora de la decadencia humana, “el autor de la pieza reflejó el ánimo en el mundo después de la Primera Guerra Mundial, ahí se rompió la idea de que el hombre era una persona cuerda, después de ese suceso el futuro no parecía esperanzador”, contó Cosío. El primer acto comienza, adelantó el actor, cuando su personaje entra al mundo de las mariposas y va pasando por los tres niveles en escena. Al final del recorrido da un discurso sobre su desencanto por lo que acaba de presenciar. “Es un personaje muy divertido, estoy trabajando lo más que puedo; es la primera vez que estoy en una producción así, representa un reto enorme, aunque yo no cantaré ópera espero estar a la altura de mis compañeros”, explicó. Con la participación de 200 personas entre staff y reparto, es una producción “portentosa”, dijo el actor, la cual está a cargo de Auda Caraza, en la escenografía, y Víctor Zapatero, en la iluminación. Sobre la ópera, Federico Ibarra ha dicho que la dramaturga Verónica Musalem elaboró el texto y él profundizo en el estudio de la música popular y culta de la época bélica, en donde se ubica la obra original. “Además, estaban compositores tan importantes como Sergei Prokofiev y Stravinsky; por eso quise que la obra quedara enmarcada en la música de los años 30”. Mientras que Claudio Valdés Kuri, director escénico, dijo que se trata de una propuesta construida "con los más altos cánones estéticos, artísticos, pero sobre todo humanos". Para Cosío, lo más complicado fue adaptarse a la estructura musical de la obra, “no se habla, se canta; es un reto, estoy emocionado, pero también nervioso”, concluyó. • La ópera consta de un prólogo, tres escenas y un epílogo. • Participan la Orquesta y el Coro del Teatro de Bellas Artes, bajo la dirección de Guido María Guida. • Tendrán funciones los días domingos 3 y 10, 17:00 horas; jueves 7 y martes 12, 20:00 horas.