Haz tu denuncia aquí

Rivelino, 20 años de trabajo intimista

CULTURA

·
Rivelino, escultor mexicano, considera que el relieve debe ser considerado como un género individual, con personalidad propia, y no un subgénero, “me parece que desde hace miles de años ha logrado tener la importancia suficiente para ocupar un sitio independiente de la escultura”, señaló. El artista plástico apuntó que una de las mayores intensiones de su obra es lograr que el relieve sea un género independiente de la escultura, porque le interesa todo lo que pueda transmitir la textura, el color, la forma, la composición y los materiales que él emplea. Reiteró que el gran tema en su trabajo escultórico es el ser humano. En ese sentido, reconoció que los suyos son temas universales de todos los tiempos en todas las culturas del mundo, sin embargo, sacó la casta al defender sus creaciones, “pues cada artista de cada época mira distinto al mundo”.  
Se cree que soy un artista de la calle, autor de obras monumentales, sin embargo, 80 por ciento del libro resume mi trabajo en relieve, en pequeño, mediano y gran formato no de vía pública, sino de museos, galerías y colecciones, es decir, el volumen aborda mi trabajo más intimista; el resto, 20 por ciento, sí es obra para grandes espacios abiertos”.
  La edición encierra la trayectoria del creador, reconocido dentro y fuera del país, a través de textos críticos, entrevistas e imágenes, de sus primeras piezas e inspirados relieves, en el espacio público de diversas ciudades del mundo donde ha sido visto y admirado por millones. Sobre el artista y su obra:
  • La cerámica, la madera, el acero, el algodón y el bronce son los materiales que utiliza.
  • Sus esculturas reflejan emociones humanas, como la traición, el amor, el dolor, la tristeza, y el engaño.
  • El libro se distribuye en México, Francia, Reino Unido, España, Italia, Alemania, Estados Unidos y algunas naciones de América Latina.
  • La edición bilingüe, informó por último Rivelino, cuenta con ensayos de Luis Ignacio Sáinz, Luis Martín Lozano, y Paul Ardenne.
  Por REDACCIÓN EL HERALDO DE MÉXICO