Haz tu denuncia aquí

Mayra Hernández, la mexicana que animó a Van Gogh

CULTURA

·

A los 15 años de edad, Mayra Hernández realizó la primera réplica de un lienzo del pintor Vincent van Gogh (1853-1890), ahí comenzó su fascinación por el artista, quien fue uno de los grandes exponentes del postimpresionismo. Trece años después, se convirtió en la primera animadora latinoamericana en participar en la película autobiográfica del holandés.

Cartas a Van Gogh (Loving Vincent) tomó cinco años de realización; su producción estuvo a cargo de Dorota Kobiela y Hugh Welchman, y las animaciones las realizaron artistas y pintores de Grecia, Israel, Pakistán, Suecia, Estados Unidos, Australia, Japón, Polonia, Italia, Reino Unido y, para representar a nuestro país, estuvo Mayra Hernández, quien estudió en el Colegio de Arte de Edimburgo. Un trabajo para el que la animadora tuvo que viajar a Polonia, en mayo de 2016, para iniciar con el proceso artístico.

Lee más: Pintura de Da Vinci, única que continúa en manos privadas, será subastada

“Todo estuvo hecho con pintura al óleo, la mayoría eran pintores y no tenían experiencia en animación. Tuvimos un curso intensivo de tres semanas donde nos enseñaron el ritmo y cómo pintar al estilo de Van Gogh. Todos se convirtieron en animadores, trabajamos en lienzos, realizábamos el fondo con el personaje y en la siguiente escena teníamos que raspar las capas de pintura para después volver a cubrirlo para crear el movimiento”, explicó Hernández.

El proyecto, que fue financiado por un instituto de cine polaco, se centra en la vida y la polémica muerte de Vincent van Gogh, vista a través de sus emblemáticas obras como La noche estrellada (1889) y Campos de trigo con cuervos (1890), y también muestra la relación que tuvo con Theo, su hermano menor.

La película, que viajará a EU y Grecia, fue presentada por primera vez el 12 de junio en el Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy 2017.

“Hacer esta película no fue sencillo, nos tomó aproximadamente seis horas pintar cada cuadro y dos semanas terminar cada segundo de película, y un mes cada escena; pero todos lo hicimos muy animados, con el cariño y profesionalismo que exige la obra de Van Gogh”.

La animadora participó en siete escenas, principalmente en rostros de personajes.

Para Hernández, representó un reto adaptar sus creaciones al estilo del artista.

“Mi trabajo se centra en el realismo y es más plano. Con Van Gogh hubo que utilizar mucha pintura porque es muy expresivo. Me llamó la atención particularmente su forma de ver la vida: tenía un gran amor por los detalles, era muy cuidadoso y, al final, eso es lo que se refleja en su obra”.

Actualmente, la mexicana trabaja en Inzomnia de los productores Luis Téllez y Karla Castañeda, un largometraje que está en proceso de creación en la ciudad de Guadalajara y que, de acuerdo con Hernández, promete ser un éxito por ser el primero en México realizado ciento por ciento con la técnica stop motion https://youtu.be/jd0YmU6fFVs