Hospitales privados y hoteles, el plan ante el COVID-19

En la lista, nos dicen, están los nosocomios de Star Médica, de Carlos Slim, y los del Grupo Ángeles

Raymundo Sánchez / Periscopio / Heraldo de México

Desabasto de materiales sanitarios y déficit de médicos, y enfermeras y enfermeros tiene en jaque al sistema de salud público mexicano ante la pandemia del coronavirus, la cual nos llegó justo en la inoportuna transición del seguro popular al Insabi, que desmanteló redes de atención sanitaria a la población más vulnerable.

El Heraldo de México dio cuenta, ayer, de las carencias en el sector: de acuerdo con la Cámara Nacional de la Industria Electrónica de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información, actualmente se cuenta con apenas seis mil respiradores artificiales (artefactos vitales para atender a los pacientes críticos de COVID-19).

Además, faltan en el país 72 mil médicos especialistas, pues se tienen 332 mil 200 médicos, lo cual equivale a 2.4 por cada mil habitantes, mientras el promedio en los países adscritos a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es de 3.3.

Y enfermeras y enfermeros: 256 mil 248, lo que representa 2.9 por cada mil habitantes. La OCDE recomienda 8.

De acuerdo con funcionarios del sector Salud, tampoco hay camas suficientes ni recursos para adquirir lo necesario para hacer frente, aquí, a la pandemia. En cambio, hay burocracia en la entrega del poco material que se tiene, y la presión de los profesionales que laboran en hospitales públicos se hace más incontrolable.

El gobierno de Andrés López Obrador tiene un plan que, nos dicen, se echará a andar en breve: habilitar hospitales privados y hoteles para internar a enfermos, como hicieron en Europa. En la lista, nos dicen, están los nosocomios Star Médica, de Carlos Slim, y los del Grupo Ángeles.

•••

Crece la percepción en el reducido sector ilustrado de Morena de que la crisis sanitaria por el COVID-19 está a punto acabar con el sexenio de Andrés López Obrador, en quien ven pérdida de liderazgo y pocos reflejos para reaccionar ante eventualidades no planeadas en su agenda.

Sobre todo, porque, ante la emergencia, lo rebasaron gobernadores de oposición, como el guanajuatense Diego Sinhue; el queretano Francisco Domínguez, el yucatecateco Mauricio Vila, todos del PAN; y el jalisciense Enrique Alfaro.

Por lo mismo, la baraja de presidenciables ya volvió a ser tema entre la intelectualidad morenista. Mencionan a la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, quien ordenó medidas restrictivas para frenar la pandemia, mientras el gobierno federal deshojaba la margarita.

También al canciller Marcelo Ebrard, quien mantiene bajo perfil, pero está ocupado en regresar a los mexicanos varados en el exterior. Y metieron a Juan Ramón de la Fuente, psiquiatra de profesión y embajador de México ante la ONU. Saben que el presidente no está en la lona, aún, pero ya toman sus previsiones.

•••

EN EL VISOR: Quédate en casa.

POR RAYMUNDO SÁNCHEZ

RAYMUNDO.SANCHEZ@HERALDODEMEXICO.COM.MX 

@R_SANCHEZP

eadp

No te pierdas nuestro podcast sobre coronavirus:

¿Te gustó este contenido?