Un padre muy acelerado

Empezó a moverse ayudado de una silla de ruedas y ahí comprendió que su fuerte son sus manos, poco después se casó, y unos años más tarde nació su hijo

padre
El no caminar, no le impide que realice diferentes actividades y convivir con su hijo. Foto: Especial

Carlos es un padre muy dinámico, baila, nada y hasta se inscribió en el maratón de la Ciudad de México. La presencia de su hijo y su esposa son el motor para su vitalidad.

A los 20 años una bala perdida le lesionó el cuello y ya no pudo caminar. Al principio del accidente, Carlos se encerró en su casa dos años. Pensó que se le había acabado la vida. Empezó a moverse ayudado de una silla de ruedas y ahí comprendió que su fuerte está en sus manos. Poco después se casó, y años más tarde nació su hijo.

Cuando era chiquito, le gustaba mucho que lo subirá a mis piernas y anduviéramos rodando en la silla paseando, relata.

El no caminar, no le impide que realice diferentes actividades y convivir con su hijo. Cuenta como uno de los momentos más especiales que ha vivido con él fue conocer el mar.

Fuimos a Mazatlán, y mis hermanos me ayudaron a entrar al mar con un chaleco salvavidas, cuando me di cuenta que podía flotar y no me iba de lado mi hijo me acompañó a nadar.

Ahora que Carlos empezó a entrenar en la silla para el maratón de la CDMX, su hijo aprendió a rodar la silla y lo acompaña en estas prácticas.

Con su grupo de baile pronto participará en Playa del Carmen, y allá se dará un tiempo para ir a la playa.

Por Elena Soto

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
CDMXl EL ZAR. Miguel Ángel Vásquez tiene un vínculo directo con el sindicato que controla a 110 mil trabajadores. Foto:  Especial.

Dan con la empresa de megafraude